Pedro Zerolo habría cumplido el próximo mes de julio 55 años. Pero el mal del Cáncer ha impedido que el político y licenciado en Derecho celebre su fiesta de cumpleaños junto a sus seres más queridos. Hace tan solo año y medio le diagnosticaron cáncer de páncreas, una enfermedad que, desgraciadamente, a día de hoy es incurable por muy joven y sana que una persona pueda ser.

Era uno de los socialistas más conocido y respetado del panorama actual, especialmente conocido por su apoyo incondicional a los colectivos de gays y lesbianas. De hecho, él mismo contrajo matrimonio con el siempre discretísimo Jesús Santos en el año 2005 tras aprobarse la ley que permitía las bodas civiles entre personas homosexuales en España.

Llevaban una década de relación sentimental cuando se casaron en una ceremonia oficiada por una gran amiga de la pareja: la también política Trinidad Jiménez.

Pero hasta aquí no llegaban las metas del difunto político, sino que iban mucho más allá. El sueño de Pedro Zerolo y Jesús Santos, como muestra del amor y felicidad que reinó siempre entre ambos, era aumentar la familia y adoptar un hijo. Sin embargo, no llegaron a dar ese paso tan importante en la vida de una pareja.

Ahora, Jesús Santos se enfrenta a una nueva vida sin su gran amor. La también socialista Carmen Chacón ha declarado en el día de hoy que el viudo de Zerolo se encuentra "tranquilo y sereno" tras darse a conocer la triste noticia de su fallecimiento. Y es que, según han indicado diversas fuentes, Jesús Santos ha permanecido, siempre de manera discreta, al lado de su marido hasta el último instante, ofreciéndole todo su cariño y su apoyo durante toda la dolorosa enfermedad que el destino ha querido que se cruzara con esta familia.

Vídeos destacados del día

Jesús ha sido el gran testigo del continuo deterioro de Pedro, quien curiosamente se presentó en las listas de las pasadas elecciones, que tuvieron lugar el 24 de mayo de este año. De hecho, algunos de sus compañeros aseguran que la fatal noticia recibida hoy ha sido recibida con sorpresa, ya que Zerolo se ha mostrado hasta el último momento de su vida con mucha energía y con la gran sonrisa que siempre le caracterizó. Hasta siempre, Pedro.