Desde hace días, los medios y las redes sociales andan revueltos al hilo de la imputación en la 'Operación Edu' y posterior detención por parte de la UDEF, del novio de la presentadora suplente de Sálvame, Antonio Juan Vidal Agarrado funcionario de carrera que fue jefe del servicio de Formación de la Junta de Andalucía en Cádiz.

En Telecinco han cerrado filas en torno a este affaire y en lugar de comentarlo y desmenuzarlo como acostumbran, hay un pacto de silencio absoluto que impide que se hable del tema en ningún programa de la Cadena. Pero claro, los ciudadanos están hartos de casos de corrupción y el hecho de que eviten que este salga a la palestra, no ha hecho más que encender los ánimos y no hay día en que no se hable del caso de Paz Padilla y su novio imputado en muchos medios online y por supuesto en las redes sociales.

El pasado 10 de Junio un Antonio Juan Vidal con cara de circunstancias, el pelo mucho más corto de lo que acostumbra y un mutismo total, acudía a declarar frente a la juez Mercedes Alaya. Acogiéndose a su derecho constitucional a no declarar, optó por no decir palabra. Su pareja no lo acompañaba.

Unos días antes y tras ser su novio detenido por unas horas, la revista QMD abordaba a la salida de su casa a una Paz Padilla que al ver a los medios, a punto estuvo de encerrarse en ella a cal y canto, pero finalmente no tuvo más remedio que hacer frente a la situación saliendo de nuevo, para entrar en el coche de producción muy seria, con gesto indiferente y sin pronunciar palabra.

Ya dentro del vehículo y lejos de los flashes la cosa cambió y muy enfadada espetó a los periodistas presentes 'Toda la información que estoy leyendo me parece una pasada, estoy indignada' para a continuación soltar unas cuantas palabras malsonantes y concluir con 'Juan no es un ladrón, solo es un funcionario' dejando claro que confía en la justicia y que está que se sube por las paredes por 'cómo se están dando las informaciones'

Es comprensible que a ella no le guste que su actual novio esté imputado en una causa todavía no cerrada y de la que en los últimos meses se han sucedido las detenciones, a las que podrían sumarse unas 150 más en toda la comunidad autónoma.

Vídeos destacados del día

Pero lo cierto es que los hechos mandan y el pacto de silencio en Telecinco no ha servido más que para exaltar los ánimos. Incluso Kiko Rivera, cansado del acoso a que someten diariamente a su madre ha publicado en Twitter 'Y pregunto yo, ¿por qué carajo no habláis ahora?' Eso mismo es lo que el público quiere saber, máxime cuando Paz Padilla no ha tenido empacho en hacer burla y escarnio de otros y otras imputadas en casos de corrupción.