Hoy ha sido un programa de nuevas incorporaciones en el bando de Labrador en "Mujeres y hombres y viceversa", aunque no todas han tenido el mismo protagonismo. Después de quedarse con tan sólo tres pretendientas, Aliny, Anita e Iraide, la competencia va en aumento. 

Las nuevas pretendientas de Labrador son Laia, una catalana de 23 años que gustado mucho al tronista, hasta el punto de decir que era su favorita, y Perla, una veterana de "MYHYV" que, para sorpresa de todos, no ha comenzado con buen pie. Durante el programa de hoy, las pretendientas de Labrador tenían que ir vestidas para realizar una actividad acuática, y así lo ha hecho Perla, que ha bajado las escaleras disfrazada de nadadora; pero al parecer, se ha presentado con tanto entusiasmo ante el tronista, que le ha dado un pico. Esto no ha sentado nada bien a Labrador, que ha indicado que no entendía cómo hacía eso sin conocerlo de nada, y que había invadido su espacio. 

Para colmo, cuando Emma le ha comunicado al ex superviviente que Perla había sido pretendienta de Fede, ex novio de Ylenia, Labrador no ha entendido nada. Ha sido la propia presentadora la que, echando un capote a Perla, le ha pedido que volviera a bajar vestida con otro atuendo mientras Labrador se pensaba bien las cosas.

La segunda entrada ha gustado mucho más a Labrador, pues con un mini vestido y tacones, parece que se acerca más a su prototipo, y el tronista no ha dudado en alabar la belleza de la chica. Eso sí, el tema de Fede seguía en el aire, pues Labrador no entendía cómo le podía gustar el italiano y él, que no tienen nada que ver. Perla le ha contestado que no tiene un prototipo de chico y le gusta conocer a las personas, pero lo que ha quedad claro es que ambos tienen algo en común: su mala relación con Fede.

Recordemos que Perla quedó entre las tres elegidas en la final del italiano, junto con Nuria y Desire, aunque éste decidió marcharse solo. Desde entonces, Nuria y Perla han mantenido una "guerra" continua a través de las redes sociales con su ex tronista, al que no dedican buenas palabras. Por esto, resulta un poco extraño que ahora Perla decida conquistar a Labrador, su actual rival. ¿Habrá ido movida por la venganza, o le gustará realmente Labrador?