Elisa De Panicis, para muchos la ganadora moral de Supervivientes 2015, por demostrar no solo que no necesita a nadie para sobrevivir sino también que es una persona positiva con una permanente sonrisa; ha revolucionado el plató de MYHYV, al presentarse supuestamente como pretendienta de Manu.

El tronista que más tiempo ha estado en el trono y que sigue deshojando la margarita sin acabar de decidirse por ninguna, se ha quedado perplejo cuando la simpática italiana se ha presentado pidiéndole que le dé una oportunidad como pretendienta. Algo que él no se ha acabado de creer, aunque tras un intercambio de palabras y miraditas, le ha dicho que podía quedarse.

Tampoco las pretendientas han creído que a estas alturas del programa y cuando además Emma le ha comunicado que su trono ya tiene fecha final, Elisa haya venido con la intención de conquistarle, es más, se lo han tomado como una broma. Si no fuese así tanto Ruth como Paola, sus favoritas, seguro que hubiesen montado en cólera y sin embargo se han quedado más bien indiferentes ante la explosiva italiana.

Los fans de Elisa la querrían como tronista de verano, pero si hacemos memoria recordaremos que ella misma aseguró al salir de Supervivientes que tenía una relación. Eso tira por tierra su pretendida conquista de Manu e igualmente que pueda ser tronista, pero "un pajarito nos ha piado" que si estaría considerando ser junto a Carmen Gahona la nueva "Asesora del amor", ahora que el programa le ha dado vacaciones in aeternum al chipionero Amador Mohedano.

Vídeos destacados del día

De confirmarse, no hay duda de que el tándem Gahona - De Panicis, dará muy buenos momentos en el Trono del verano.

¿Y Manu, en qué momento sentimental se encuentra? No me gustaría ser pesimista, pero siempre he creído que si con todo lo que lleva vivido con Paola todavía no se ha decidido es probable que no lo haga en su final y al igual que el extronista Leo, acabe yéndose solo. En mi opinión, Manu sigue acordándose de Susana y si no le dio una segunda oportunidad fue por un orgullo mal entendido. El momento de la verdad ha llegado. ¿Apostamos?