Ayer desvelamos todo lo que iba a suceder en el programa con Samira y Jonathan. Podéis leer el adelanto completo en este artículo.

La pareja formada hace poco más de una semana ha roto su relación en el mismo plató. Poco les ha durado la felicidad, y es que Samira nunca ha estado verdaderamente convencida de haber elegido al chico correcto en su final.  

Jonathan se ha mostrado muy decepcionado con la que fue su tronista, y ha contado que la joven una vez pasada la final ha estado en continuo contacto con Adrián, el otro chico finalista.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

El mismo Adrián entraba por vía telefónica y ha confirmado que ha hablado varias veces con Samira. Según él mismo y la tronista, de lo único que han conversado ha sido de las dudas de ella sobre su elección.

Al parecer, Samira no tiene claro todavía a cual de los dos quiere más. Según ella misma ha admitido, no eligió al controlador aéreo porque le había llegado una información que apuntaba a que el chico tenía una relación con otra chica fuera del programa.

Al saber Samira que esto es falso, parece que se arrepiente de haber elegido a Jonathan. El elegido se mostraba muy triste y decepcionado en el programa, y casi al final dejaba caer una bomba, y es que parece que Samira le envió por error un mensaje, pensando que le iba a llegar a su representante.

Pues bien, aquí es donde surgen las dudas, ya que según parece, ese mensaje le llegó a Jonathan antes de la final. Esto lo planteaba Adrián a través de su Twitter. El joven expone en su cuenta sus dudas y recelos ante toda esta historia.

Vídeos destacados del día

Si el mensaje es anterior a la final, no se explica por qué no se contó antes, y además, si le llegó a Jonathan, ¿es porque Samira se estaba comunicando con él?

Planea la duda de si todo ha sido un montaje de Samira y Jonathan. Adrián ha dejado claro que no le interesa ser tronista. Sólo quiere tranquilidad y olvidar esta historia, según dice él mismo.

Por otro lado Samira trata de sacar fuerzas y en su cuenta dice que no llora porque terminó, sino que sonríe porque sucedió.