Samira Salomé ya sabe, por fin, con quién abandonar de la mano el programa que la ha tenido durante seis largos meses como tronista en su intento de encontrar el amor eterno tras muchos años 'picando' por ahí sin llegar a encontrar nada que realmente valiera la pena.

Precisamente de esa manera se le han pasado la mayoría de los meses como tronista en Mujeres y Hombres y Viceversa hasta que un día vio a entrar a un chico de lo más normal llamado Adrián y decidió darle una cita.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal MYHYV

Ese chico parecía algo diferente al resto. No se interesaba tanto por su físico ni centraba sus esfuerzos en robarle un beso.

 Al contrario, sus conversaciones iban más por el tema personal, sentimental y destinados a conocer mejor a la chica que todo el mundo quería conquistar.

Y así, casi sin querer, pero queriendo, Samira fue cayendo en la bendita trampa de la diferencia, de la empatía, de lo diferente, de los sentimientos.

Tal ha sido su cambio en relación a Adrián que, lo que hace un mes veía como un candidato, durante esta semana ha acabado convirtiéndose, durante su última cita con su pretendiente en lo que ella misma definió sin creer que estaba siendo grabada por las cámaras de Telecinco "en la decisión más sencilla de mi vida".

Una sentencia que deja muy poco margen a la sorpresa en relación a la resolución del trono de una Samira Salomé que trata de apurar su presencia delante de las cámaras de televisión, pero que ya ha tomado una decisión que parece irrevocable en relación a su futuro sentimental más cercano.

El único que parece estar poniendo algo de resistencia a esta confirmación, más allá de que a más días en el trono más dinero ingresado en la cuenta de la tronista y de los pretendientes, es un Jonathan que tiene la intención de aprovechar en sus citas el más mínimo resquicio que Adrián pueda dejar para colarse en el corazón de Samira.

Vídeos destacados del día

Jonathan, un chico completamente opuesto a Adrián, que responde más al perfil que siempre ha gustado a Samira... pero que nunca le ha salido bien. Veremos qué hace finalmente el día de la final.