Samira Salomé dejará el viernes el trono de Mujeres y Hombres y Viceversa y, aunque no se lo crean, ella asegura que todavía no tiene claro al cien por cien con quién quiere empezar una nueva etapa de su vida dando los primeros pasos de una relación sentimental que, ahora mismo, sólo le pueden ofrecer dos personas.

Si en las últimas horas les informábamos que Samira tenía claro que sería Adrián el hombre con el que quería abrirse en canal y entregarle sus sentimientos para que sucediera lo que tenía que suceder en un pálpito que le ha venido llegando con el paso de las cita con su pretendiente, la última cita con Jonathan le ha vuelto a llenar de dudas.

Fruto de esta indecisión ante lo que ella misma ha calificado como la decisión más importante de su vida, en el último programa pudimos ver cómo rompía a llorar en mitad de una cita con Adrián confesándole a este que, si bien al principio lo tenía claro que sería él el elegido, ahora mismo las cosas estaban muy parejas, teniendo que decantarse por destalles para tomar la decisión que podremos disfrutar este próximo viernes en Telecinco.

De momento, si bien parte con ventaja Adrián, al que llegó a confesarle hace unos días que le quería, la última cita con Jonathan le ha llenado de tantas dudas que nos hace prever que ha podido producirse un vuelco en su corazón, ya que de un 'te quiero' no es fácil pasar a las dudas a no ser que esa otra persona haya llegado a tocarte el corazón como sucede con Jonathan.

Vídeos destacados del día

Lo más interesante de este asunto y lo diametralmente opuestos que son Adrían y Jonathan. Siendo el primero el más romántico, sentimental y dulce, y el segundo mucho más frío, respondiendo a lo que vulgarmente calificamos como chulo, y que tanto parece gustarle a Samira.

Lo cierto es que todavía queda alguna cita de por medio que va a acabar de sacar de dudas a Samira. Como nos sucede a nosotros, y a tenor de lo visto, en internet dan por hecho que finalmente será Jonathan el que se marche del brazo de Samira. Adrían no ha sabido rematar la faena y le han adelantado por la derecha.