Al principio nos hacían gracia, sobre todo por ese acento característico, pero conforme pasan las etapas de Pekín Express, los "Gemelos" empiezan a sacar su lado más oscuro. Ya los vimos despreciando la comida ofrecida por familias humildes de Birmania, pero las actitudes de ayer, negándose a dormir con un ciego anciano y tomando ventaja de que otra pareja había parado un autobús para firmar primero el libro rojo terminaron por confirmar que estos chicos no son “buena gente”.

El episodio del lunes 15 de junio de 2015 nos dejó unos divertidos cambios de pareja, en los que algunos de ellos disfrutaron más que con su pareja oficial.

Por ejemplo, una de las canarias, Yareli, pudo coquetear con Ángel el “bloguero” con lavado de pelo de esta incluido. Además, Ángel no deja de hacer aficionados al fútbol español y ayer regalaba la enésima camiseta de fútbol, esta vez de la selección española.

Tampoco estuvo mal la nueva pareja formada por María del Amor y Bea, las cuales después de rechazar dormir con las gallinas, fueron llevadas a un nuevo alojamiento donde pudieron darse momentáneamente una ducha sexy, interrumpida súbitamente por una lugareña que las obligó a ducharse en camisón. Ya saben, por el escándalo de ver a las dos féminas en bikini.

La nota más polémica, y ya comentada, fue la negativa de uno de los gemelos de dormir con un ciego en un monasterio. Ángel su nuevo compañero de ruta, le reprendió con dureza y le animó a que tratara con respeto a aquellos que le habían ofrecido su casa.

Vídeos destacados del día

Después, y tras que Manuel maldijera abiertamente que los monjes lo obligaran a ducharse, estos decidieron expulsarlos del monasterio y Manuel y Ángel tuvieron que buscar un nuevo sitio para dormir.

Sin embargo, no fue la única jugarreta que los gemelos le hicieron a Ángel, ya que, una vez reunidos con sus parejas tradicionales, Ángel y Bea pararon un autobús y los gemelos aprovecharon para colarse. Lo normal es que los gemelos hubieran cedido el puesto a Ángel y Bea a la hora de firmar el libro rojo, pero no, al llegar al final de la etapa estos corrieron como alma que lleva el diablo para adelantarse a la pareja rival.

Con los blogueros inmunes a la expulsión la Asamblea fue todo un castigo para los gemelos. Bea los puso a “caldo” y Ángel simplemente dijo "dan pena". Todos los demás concursantes censuraron la actitud de Manuel y José Luis, estos gemelos que además de hablar raros son raros, raros de verdad. Y aunque todos coincidieron en que ellos eran los que deberían de abandonar el concurso, sin embargo, fueron More y Lourdes los que tuvieron que abandonar el concurso por llegar tarde a Yangón.