Desde que se sometiese a una operación en Miami para volver a construir su virginidad, la presentadora de Televisión se muestra muy selecta a la hora de elegir quién será el candidato idóneo para que la desflore. Si bien pensábamos que esta tarea le iba a costar bastante trabajo, nos ha sorprendido mucho descubrir que ya a elegido al candidato ideal con quien no dudaría en estrenarse nuevamente. No parece que esté muy contenta con el hecho de que la fama se le pueda volver a agotar con eso de que su gran operación se vuelva en agua pasada, por lo que se ha aventurado al dar el ansiado nombre, ¿quieres saber quién es?

Leticia Sabater no dudaría en volver a estrenarse de la mano del político Albert Rivera, y es que cree que es la persona que merecería la pena después de haberse sometido a operaciones de ensanchamiento de vagina y reconstrucción del himen.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Según asegura “Antena 3”, a través de una entrevista ha llegado a asegurar que el propio Hollywood le ha ofrecido perder la virginidad en una película. Aunque ella tiene muy claro quién quiere que la desvirgue.

La entrevista ha sido concedida a “Formula TV”, y en ella ha querido despacharse tranquilamente acerca de todo lo que concierne a su tema más polémico de los últimos días. Unas declaraciones que han sorprendido bastante al público, como el interés de Hollywood, algo que la mayoría ha puesto en duda rápidamente. Sin embargo, aún tiene tiempo más que suficiente para decidir a quién escogerá de entre todas las propuestas que ha elegido, ya que tendrán que pasar al menos dos meses para que se complete su recuperación.

Hasta que llega la tan ansiada fecha, es seguro que seguirá sorprendiéndonos con sus disparatadas declaraciones que muestran que su imaginación no tiene límites. Para ella, su vida sexual era muy dramática antes de operarse ya que, textualmente, se asustaba cuando veía un pene del tamaño de un caballo.

Vídeos destacados del día

Para ella, según lo ha llamado al hecho de reconstruirse el himen, es tan solo un capricho que se le ocurrió cuando, con motivo de ir a ensancharse la vagina, se enteró de que cabía esa posibilidad.