4

El talent show, que rompe récords de audiencia las noches de los miércoles, está cada vez más cerca de desvelar cuál de los y las participantes que comenzaron su andadura en las audiciones a ciegas se convertirá en La Voz de esta tercera edición.

En efecto, cada vez queda menos para la Gran Final de "La Voz", un fenomenal espectáculo en el que sabremos, ¡por fin!, quién se hace con el triunfo final, cumplimento así su sueño al convertirse en la mejor voz de esta edición tan disputada.

Pero, antes, todavía nos quedan algunas galas en directo más, en las que los y las aspirantes tendrán que medir, de nuevo y una vez más, sus fuerzas y su talento frente a sus compañeros y compañeras, ahora convertidos en adversarios, ya que inexorablemente se abre paso la Gran Final, a la que sólo podrán llegar los y/o las mejores.

De los y las dieciséis concursantes que aún quedan en liza, cuatro por cada equipo, sólo podrán quedar cuatro finalistas para la Gran Final. El resto de participantes deberán abandonar el talent show con la sensación de haber acariciado su gran sueño. En sus retinas y en sus recuerdos quedará el sabor agridulce de haber compartido un grandioso escenario con sus coaches -artistas ya consagrados- y estrellas internacionales que ni se imaginaban que podrían conocer algún día tan de cerca.

Y la responsabilidad de decidir quién estará más cerca de cumplir su gran sueño o de quedarse a un paso de poder acariciarlo recaerá, esta vez, en el público, quien con sus opiniones y con sus votos, será quien tomará la batuta del concurso para bien o para mal. Por tanto, seremos los y las espectadoras, tanto en el plató como en casa, quienes decidamos quién merece hacerse con el título de "La Voz".

¿En qué equipo se encontrará el ganador o ganadora de esta tercera edición de "La Voz"? ¿Volverá a repetir triunfo Malú? ¿O le arrebatará el cetro de ganador el equipo de Alejandro Sanza? ¿O el Equipo Laura? ¿O Antonio Orozco? ¿Y qué voz elegiremos? ¿Volveremos a decantarnos por el flamenco, con las voces de Saúl (Alejandro Sanz), Juañarito (Malú) y la Flaka (Laura Pausini)? ¿O, por el contrario, en esta edición apostaremos por otro tipo de voz más melódica o más rockera?

La respuesta a todos estos interrogantes está cada vez más cerca; pero todavía no debemos adelantar acontecimientos, ya que quedan por disfrutar algunos directos más, en los que las alegrías, los sofocos, las lágrimas y las emociones irán in crescendo dramáticamente conforme se acerque la Gran Final. Y de forma exponencial se prolongará el calvario de los y las coaches.