Completamente sorprendidos nos ha dejado la última noticia del diario “El Mundo” y “La Verdad” sobre la cantante Selena Gómez, quien al parecer habría fingido su relación con el Dj Zedd. Según se ha asegurado, ambos se concedieron unos meses para mostrarse de lo más enamorados ante todo el mundo, como si su relación fuera perfecta y estuviesen hechos el uno para el otro. Sin embargo, esto realmente se alejaba mucho de la realidad. Pero no solo ellos fingieron.

Fue también las personas de su entorno, quienes no paraban de repetir que estaban tremendamente felices de que Selena hubiera conocido a alguien que la tratase como se merecía, y que además Zedd era muy afortunado de haber dado con una mujer como ella.

A tanto llegó el papel que incluso llegaron a hacer alarde de su gran amor en las redes sociales, así como a cada evento al que tenían ocasión de asistir, no separándose en ningún momento y dedicándose carantoñas constantemente. Lo más sorprendente fue que, de la noche a la mañana, todo se vino abajo y terminaron precipitadamente su relación.

Aunque ha conmocionado a todo el mundo, la verdad de todo ha salido a la luz, y la exclusiva no tiene desperdicio ante la gran noticia de que la relación que había entre la pareja no existía realmente, y que había sido completamente fingida e inventada. La razón para afirmar esto es que ha sido el Dj Diplo el que ha decidido confesarse haciendo unas declaraciones determinantes en las que confirma que la relación entre Zedd y Selena jamás existió, y que lo único que querían era promocionar.

Vídeos destacados del día

Muchos son los fans decepcionados que se sienten engañados y como si hubieran jugado con sus sentimientos.

Algo que encaja perfectamente cuando recordamos las habladurías de aquella época que decían que la ex chica Disney seguía enamorada de Justin Bieber. Ahora vemos claro que no había amor, solo publicidad, y que la relación tan perfecta entre ambos solo podía ser producto de la ficción. Ahora solo nos queda estar pendiente de cómo reaccionarán los aludidos, que no creemos que se mantengan en silencio después de las declaraciones volcadas hacia ellos.