Thalía es, a día de hoy, una de las cantantes mexicanas más reconocidas por su talento y belleza en todo el mundo. Una vez más, se ha hecho eco en la prensa internacional por su asistencia a la alfombra roja de los Tony, donde deslumbró y destacó por su gran elegancia, según nos comentan fuentes de la talla de “El universal” y “La Prensa”. Con una sonrisa radiante, la cantante no dudó en posar para los fotógrafos en las afueras del Radio City Music Hall.

Para la ocasión optó por un vestido largo en color amarillo de escote asimétrico, combinado con unos elegantes zapatos color nude.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Pero Thalía no llegó sola, y es que asistió de la mano de su marido, el famoso empresario Tommy Mottola, con quien cumple este 2015 15 años de feliz y estable matrimonio. Sin embargo, también se generó una gran polémica ya que, a pesar de su gran acierto en la elección de su vestuario, peinado, peinado y maquillaje, muchos no lograron identificarla y no la reconocieron a pesar de su éxito en todo el mundo.

¿Falta de promoción?

El evento tuvo lugar en la ciudad estadounidense de Nueva York, y con él se pretendía reconocer la gran labor del teatro de Broadway, para lo que acudieron algunas de las mayores estrellas del mundo de Hollywood. Entre ellas, pudimos encontrar a figuras como Jennifer López, Vanessa Hudgens o Hellen Mirren, entre otras, y es que los fotógrafos no pararon de perseguirlas. Todo hasta que apareció la cantante mexicana, quien eclipsó a todas ellas, que pasaron a un segundo plano automáticamente. Simplemente radiante, la muchacha se dejó fotografiar tanto sola como a su marido.

No obstante, se formó una gran confusión ya que la mayoría de los asistentes desconocían por completo de quién se trataba. Pero no hay mal que por bien no venga, y es que la mexicana disfrutó de una noche inolvidable donde fue el centro de atención en todo momento en la que disfrutó y logró ser más importante que las mayores estrellas del panorama internacional.

Vídeos destacados del día

Algo que demuestra que el mundo de la meca del espectáculo está un tanto sobrevalorado.