Una de las modelos más internacionales, Kate Moss, ha sido el centro de toda polémica estos días cuando la policía se decidió a echarla de un avión por mala conducta, según fuentes como "El Mundo" o "20 minutos". Kate, de 41 años de edad, viajaba con la compañía EasyJet cuando, nada más aterrizar en el aeropuerto de Luton, en la ciudad de Londres, la policía tomó la decisión de sacarla de allí. Al parecer, su comportamiento no era el adecuado, aunque no sabemos nada sobre las razones que expliquen más concretamente esta alegación.

Lo único que sabemos es que la chica se encontraba de regreso de una celebración de cumpleaños en Turquía, en un local exclusivo donde predominaba el lujo.

Sin embargo, no llegó a ser detenida finalmente tal y como aseguran los medios de comunicación del país. El acontecimiento tuvo lugar el pasado domingo, fecha en la que Moss se encontraba llegando a su país, algo que le pudo haber salido caro de no ser por la comprensión de las fuerzas de seguridad. El cumpleaños era de su amiga Sadie Frost, actriz de moda y empresaria.

Como muestra, pudimos ver cómo Frost publicaba un mensaje en Instagram justo antes de que tuviera lugar el altercado, donde precisamente mencionaba a la modelo y daba las gracias por esa semana y por haberla preparado para cumplir y afrontar su próximo 50 cumpleaños. La Policía de Bedfordshire ha lanzado un comunicado indicando que Kate necesitó la intervención de las fuerzas de seguridad para poder reunir las fuerzas suficientes para escoltar a "un pasajero" de dicho vuelo.

Vídeos destacados del día

Se afirmaba que la pasajera en cuestión había hecho gala de una mala conducta a lo largo de todo el viaje, algo a lo que tuvieron que hacer frente los agentes escoltándola del avión. Sin embargo, no se llegó a formalizar ninguna queja y no fue arrestada, dejándolo muy claro así las fuerzas de seguridad del lugar. Tal y como ellos mismos aseguran, no consienten ningún tipo de mal comportamiento y siempre, sin discriminación por ser un determinado tipo de persona, velarán por el orden público y la seguridad. Todo un misterio el hecho de que no se quisiera especificar qué fue precisamente lo que generó dicha conducta.