"Anabel Pantoja: La entrevista". La anunciaban como la entrevista del año, en la que todos los secretos del "clan Pantoja" iban a salir a la luz. El día anterior, en Sálvame, Kiko Hernández, con el aire de misterio que caracteriza al programa, proclamaba que el entrevistado de Sálvame Deluxe de esta semana iba a dar mucho de que hablar y que iba a ser el tema de conversación de toda la semana.

La pre-entrevista de Anabel Pantoja prometía y todo el mundo en la cadena creía que la "sobrinísima" de Isabel Pantoja iba a poner Cantora patas arriba.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

El objetivo de la cadena era hacer "cantar" a Anabel para que reconociera que Agustín Pantoja es el capo de la "familia" y que a este y a la abuela no les gusta Chabelita. Era tanta la expectación de que Anabel hablara mal de su familia que el hashtag elegido para la ocasión era #AnabelCantora.

Pero, la verdad, Anabel no cantó y la entrevistada dio un ejemplo de lo que es nadar y guardar la ropa, o dicho de otra formar, quedar bien con todos y, a la vez, llevarse la "pasta" de Telecinco. Anabel no dijo nada que no se supiera y defendió a capa y espada a su tito Agustín y a su tita Isabel. También intentó defender a su prima Chabelita, que es por lo que le pagan en Supervivientes, sin embargo, los colaboradores del programa no lo entendieron así.

Y es que la entrevista era tan floja que Telecinco tuvo que activar el "protocolo de emergencia" para estos casos. María Patiño, en una acción, supuestamente inocente y no maliciosa, le enviaba un mensaje a Dulce, niñera de Chabelita, diciendo "Anabel dice que la niña se encerraba en el cuarto y se aislaba, que tito Agustín ha sacado la cara por la niña y que la culpa de todo no es de la familia sino de la niña".

Vídeos destacados del día

Y el mensaje tuvo su efecto, y al leerlo Dulce entró como un "elefante en una cacharrería" y nada más descolgar el teléfono dijo "ya está bien Anabel, dejar a mi niña en paz, tú tienes que defender a la niña y no estar sentada ahí para ponerla verde, si yo hablara reventaba…". Tantas veces dijo "mi niña" que hay que reconocer que nos asustamos y nos vino a la cabeza esa excelente película de los noventa "La mano que mece la cuna".

Y es que por lo dicho en el programa Dulce podría ser una honrosa protagonista de esta película, no solamente le ha usurpado la hija (Isabel Pantoja no Chabelita) a la tonadillera sino que, parece ser, que tiene prohibida su entrada en Cantora por querer quitarle la pareja, Julián Muñoz, a La Pantoja. La verdad, una pena el dinero que se ha gastado Telecinco en Anabel, ya que Jorge Javier Vázquez y compañía estaban mucho más interesados en que cantara Dulce a que cantara la prima.

Sin embargo, Dulce demostró que maneja de una forma magistral los silencios telefónicos y que sabe cuándo tiene que colgarlo.

Tanto sacó de quicio a los colaboradores que, en lugar de meterse con Anabel por su paupérrima entrevista, estos la tomaron con Dulce, la niñera maléfica y usurpadora. De todas formas, esto no ha acabado, la próxima semana el polígrafo de Anabel Pantoja o ¿se lo quitará Dulce?