Hasta ahora, tanto en lo que llevamos de concurso como en la imagen dada por Isabel frente a los medios de comunicación, hemos conocido a una Isabel tímida, prudente y con las ideas claras.

Durante el mes y medio que lleva en el concurso, apenas se ha notado su presencia ya que no se ha metido en ningún problema con sus compañeros y ha sido eclipsada por sus amigas Suhaila y Carmen Lomana, ambas dos con un carácter más fuerte que el de Chabelita. Además, su actividad en la isla ha pasado desapercibida ya que la hemos visto o bien tumbada hablando con las chicas o bien abriendo almendras.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Supervivientes

Ni se la ha visto salir a pescar a menudo como al resto de participantes ni ir en busca de leña para encender el fuego ni mantener avivado este mismo durante la noche.

Una presencia de la que hasta el resto de concursantes se han debido o han querido olvidar hasta ahora porque nada más ha sido nominada en una ocasión en la que se salvó.

Sin embargo, la situación para Isabel ha cambiado durante la gala que tuvo lugar el pasado lunes día 8 ya que la expulsada fue el único apoyo que le quedaba en playa Uva, Suhaila. Durante los días previos, tanto Suhaila como Isabel hablaron sobre el hipotético caso de que Suhaila fuera la expulsada y Pantoja declaró que si así sucedía utilizaría a los chicos en su beneficio. Y parece ser que lo está consiguiendo y que esa niña buena e inocente que hemos conocido hasta ahora era pura estrategia para continuar en el concurso el mayor tiempo posible.

Isabel se ha adaptado a la perfección en el grupo de los chicos quienes a pesar de haberla nominado por estrategia, están bastante contentos con la joven quien ha incluso colaborado en las labores de la isla yendo de excursión con Rubén, Christopher y Fortu en busca de leña para el fuego.

Vídeos destacados del día

"Mi mente sigue pensando lo mismo de ellos, no he cambiado en un día pero no me queda más remedio que convivir y sobrevivir" confesó Isabel tras la salida de su amiga de concurso. Una actitud beneficiosa en su participación en el concurso de cara a los espectadores, a sus compañeros y al propio programa quien sacará sin duda provecho de ello.