Grandes declaraciones las que ha hecho la joven sobre su madre, según nos ha relatado el portal digital "Vanitatis", y es que la muchacha asegura que desea estar tan buena como su madre, de 59 años, cuando llegue a su edad. Y es que la madre de esta gran familia es comparada en ocasiones con las adolescentes, algo de lo que hace gala con los atuendos que viste y con su gran espíritu dinámico y desenfadado. Es por ello que pudimos verla con un escote de vértigo en su llegada a París, algo de lo que su hija se sintió tremendamente orgullosa.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Kris Jenner apareció con un vestido en color blanco y negro que enseñaba mucho más de la cuenta y que dejó con la boca abierta en el país francés. Y es que la mujer no estaba preparada para una gran fiesta, sino que el atuendo había sido elegido para ir por la calle, aunque, como todos los miembros de su familia, no desaprovechan ocasión para presumir de carne cada vez que tienen la más mínima ocasión.

A muchos les vino a la mente en aquel momento el vestido elegido por su hija Kim en los MTV Music Awards, en Balmain.

Sin embargo, lo que más captó la atención de los focos de los fotógrafos fue el gran escote que se calzó, donde muchos opinaron que el tiempo no parece haber pasado por ellos. Es por ello que Kylie no dudó en decir a su madre a través de la red social de Instagram que deseaba ser igual que ella cuando tuviera su misma edad, algo que muestra claramente lo orgullosa que se siente la muchacha de la mujer que la engendró.

Sin embargo, algunas críticas referidas, por ejemplo, al color blanco de sus uñas, también se hicieron escuchar, algo que Kylie ignoró por completo. Así es como podemos comprobar la fuerte influencia de las Kardashian ejercen sobre su madre, quien no dudas en copiarles el look y dejarse influir por ellas, estando muy al cuidado de su imagen a todas horas del día y no descuidando ni siquiera sus tacones o su rímel.

Vídeos destacados del día

Todo un ejemplo de madre moderna, qué duda cabe, que podría incluso llegar a competir y ganar a todas y cada una de sus hijas.