La famosa serie de HBO Juego de Tronos, convertida en un fenómeno televisivo a nivel mundial, superó su propio récord de audiencia con la emisión del décimo y último capítulo de la quinta temporada, titulado Misericordia (Mother's Mercy) y emitido el pasado domingo 14 de junio. Uno de los principales reclamos del episodio fue la muerte de uno de los personajes principales de la serie, que suscitó un encendido debate entre los seguidores.

Fueron 8,11 millones de espectadores los que siguieron el desenlace de la quinta temporada,que adapta los libros Festín de Cuervos y Danza de Dragones, cuarto y quinto de la saga literaria, con lo cual la serie bate su anterior mejor registro: los 8 millones de espectadores que reunió frente a la pantalla el arranque de esta quinta temporada.

La cifra supone, además, un aumento notable de la audiencia respecto al noveno episodio, La danza de dragones, que anotó una audiencia de 7,13 millones de espectadores y también respecto al cierre de la temporada anterior, seguido por 7,09 millones de espectadores.

Estas cifras confirman la tendencia y evolución que ha seguido la serie desde la emisión de la primera temporada y que la ha llevado a convertirse en la segunda serie más vista de la televisión por cable estadounidense, solo superada por los zombies de The Walking Dead,de la cadena AMC. Así, tras convertirse en uno de los estrenos más prometedores del año 2011, la audiencia de la primera temporada se mantuvo en torno a los 2 millones de espectadores, con una tendencia favorable que condujo a alcanzar los 3 millones en el último episodio de la temporada.

Vídeos destacados del día

En la segunda temporada, el éxito de la serie se confirmó, superando sus propios registros, sin bajar de los 3 millones y llegando a los 4 millones en el cierre de la temporada. La popularidad de Juego de Tronos se disparó en las siguientes temporadas, variando entre los 4 y 5 millones de espectadores por episodio en la tercera, y oscilando entre los 6 y 7 millones en su cuarta temporada.