Telecinco y Jorge Javier Vázquez no están dispuestos a perdonar a Isabel Pantoja por no llamar a Chabelita durante la Gala de Supervivientes. La tonadillera, con su ausencia, privó a la cadena de una de las mejores audiencias de la temporada y al presentador de consumar su “ego” periodístico.

Telecinco siempre confió en que la conciencia de “buena madre” hiciera que Isabel Pantoja descolgase el teléfono de Cantora y entrara de forma estelar en el concurso. Para ello, la cadena dispuso de un teléfono de aludidos en el que debería de haber puesto “teléfono para Isabel Pantoja”, y es que otros aludidos, como Dulce, la nodriza de Chabelita, no consiguió acceder a la concursante.

La justificación y las disculpas de Jorge Javier Vázquez a Dulce fueron que había habido un problema técnico, pero no hace falta ser muy astuto para saber que no cogieron el teléfono a Dulce, no fuera a ser y que le diera por llamar a Isabel Pantoja y se encontrará con que el teléfono estaba comunicando.

Con Isabel Pantoja en la cárcel, ahora sí, en la Gala anticipada del martes Dulce tuvo su oportunidad de hablar con su niña y, de rebote, darle en las narices a Isabel Pantoja. Con esta llamada y los comentarios posteriores del presentador se quería poner de manifiesto que la postura de Dulce era la lógica y que el amor de la cantante por su hija debería de haber estado muy por encima de su desaire a la cadena.

Jorge Javier no perdió la oportunidad de hacerle un Sálvame Deluxe espontaneo y en directo a Dulce y no se privó de preguntarle a esta si creía que Isabel Pantoja debería de haber llamado a su hija.

Vídeos destacados del día

Tras un silencio interminable, en el que parecía que la comunicación se había perdido, Dulce decidió no entrar al trapo y declaraba que prefería no opinar sobre el asunto.

Con Dulce desentendiéndose, por precaución, del tema le llegó la hora a Anabel Pantoja, defensora de su prima Chabelita y representante del clan Pantoja en Telecinco. Aunque su cuerpo y la expresión de su rostro decían otra cosa, sus palabras sirvieron para bendecir la llamada de Dulce y asegurar que esta llamada iba a caer muy bien en Cantora. Si bien Jorge Javier admitió no creerse nada también aprovechó para dar lecciones de moralidad a La Pantoja.

El presentar asumió que Isabel tenía una decisión difícil, pero que hubiera sido el momento de “pasarse por el arco del triunfo” a la opinión pública y haber aprovechado la llamada para crear un puente de unión entre la madre y la hija. Con este reproche, Jorge Javier atacaba directamente a la conciencia de la tonadillera y la acusaba de anteponer los intereses económicos a sus deberes de “buena madre”.

Quizás algo de razón pueda tener Jorge Javier, sin embargo, las afirmaciones no dejan de ser partidarias y egoístas. Si tanto le interesan a Telecinco y a Jorge Javier las actitudes de madre de La Pantoja, quizás deberían haber propiciado una llamada íntima entre madre e hija fuera del show televisivo. ¿O es que para Jorge Javier y Telecinco, para ser buena madre no basta con serlo, sino que también hay que parecerlo?