Quizás pueda tratarse de uno de los momentos más bonitos que se hayan vivido en lo que va de año, y es que los actores Hugo Silva y Michelle Jenner han vuelto a juntarse, aunque en el plano profesional, para grabar para la compañía “Atresmedia” una comedia cuyo título será “Tenemos que Hablar” y que estará dirigida por  el director David Serrano, según nos ha informado el portal digital de “Ver Tele”. Una gran noticia para los fans de “Los hombres de Paco” que podrán ver a estar pareja juntos nuevamente en la gran pantalla.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Junto a los actores, también contarán con la participación de Ernesto Sevilla, Verónica Forqué y Oscar Ladoire, entre otros tantos. Así es como lo ha desvelado en exclusiva Warner Bros, que se encargará de la distribución de todo el proyecto.

La producción del largometraje irá de la mano de “Atípica Films” y “Atresmedia Cine”, y lo cierto que pretende ser todo un taquillazo, razón por la cual también se habría sumado “Canal +” para hacerse partícipe de esta gran rentabilidad.

A David Serrano también le debemos filmes como “Al Otro Lado de la Cama” o “Días de Fútbol”, y es que decide apostar nuevamente por el mundo del cine tras haber estado centrado todos estos últimos años en el teatro, habiendo sido autor de espectáculos como “Hoy no me Puedo Levantar” o “Más de Cien Mentiras”. Por su parte, la última película que llevó a cabo fue la conocida “Una Hora más en Canarias”, allá por el año 2010. En cuanto a la trama, veremos a Jenner en el papel de una joven llamada Nuria, quien no tiene motivos para no ser feliz.

Un gran novio que le acaba de pedir matrimonio, una buena casa y un trabajo excelente le acompañan en su vida, aunque el principal problema se le presenta al no haber conseguido aún los papeles de divorcio con el que fuera su ex, Jorge, interpretado por Silva.

Vídeos destacados del día

Por contraste, Jorge es una persona totalmente infeliz en su vida. Debido a que Nuria no quiere ser cruel con el muchacho, decide llevar a cabo un meditado plan en el que pretende hacerle creer que ella tampoco es feliz y que no ha rehecho su vida, pensando que así, cuando él se encuentre mejor, será el momento idóneo para pedirle el divorcio.