Tanto si sois seguidores acérrimos de la serie como si os consideráis unos grandes seriéfilos, ha llegado la hora de sincronizar nuestros relojes y comenzar la cuenta atrás porque el viernes 12 de junio [13 de junio en España] regresa a la pequeña pantalla la explosiva e innovadora serie de ficción Orange is the New Black [OITNB]. Para los más vintage os recomiendo coger el rotulador naranja más fluorescente que tengáis a mano y, en un calendario, enmarcar esa fecha con unas gruesas rayas verticales al más puro estilo carcelario.

Por si eso fuera poco, su distribuidora Netflix promete hacernos presos en nuestros propios hogares ya que, como viene siendo habitual en esta cadena, nos ofrecen todos y cada uno de los catorce capítulos desde esa misma fecha. De la misma manera, Canal+ Series nos ofrecerá un maratón de todos los episodios en versión original subtitulada [V.O.S.E.] el sábado, un día después de su estreno en EE.UU. Desde ese momento, la serie creada por Jenji Kohan estará disponible al completo en YOMVI. Pero no acaban ahí las buenas noticias, ya que se ha renovado para una cuarta temporada que será estrenada en 2016.

Para aquellos que todavía no le han dado una oportunidad, Orange is the New Black es una tragicomedia de origen estadounidense ambientada en una cárcel federal de mujeres y está basada en hechos reales, concretamente en el libro autobiográfico de Piper Kerman (Piper Chapman en la serie) denominado Orange is the New Black: Crónica de mi año en una prisión federal de mujeres, que vió la luz en 2010, surgiendo la serie tres años más tarde.

Si el hecho de ofrecer todos los capítulos desde un primer momento ya resulta bastante novedoso, un elenco de actores formado en su mayoría por mujeres también lo es, y es que hoy en día existen pocas producciones de las que se pueda decir eso. Además, es una de esas series corales en las que se reparte el protagonismo entre muchos de los actores del reparto y, a través de un recurso como el flashback, permite conocer al espectador los motivos por los que las chicas llegaron a estar entre rejas, lo cual da lugar a situaciones verdaderamente hilarantes.

Otro de los motivos por los que merece la pena darle una oportunidad a esta serie es su afán de romper barreras contra la discriminación, siendo una serie que aglutina gran cantidad de razas [recogiendo así la realidad social estadounidense] y que además podría catalogarse como gayfriendly, pero no desde un ángulo secundario, sino que deja ese cometido a su protagonista, Piper Chapman. Y es que la prisión y el reencuentro con su pasado pondrá en juego su heterosexualidad. También aparecen otros personajes secundarios en tramas lésbicas y, además, se recoge la transexualidad a través del personaje de Sophia Burset (Laverne Cox). Por todo ello, resulta casi un delito no darle una oportunidad a esta gran joya ampliamente premiada y creada con un presupuesto mucho más bajo que el de sus competidoras.

Por último, ésta temporada incluye como novedades más destacables el retorno de Álex Vause como personaje regular y la llegada de nuevas presidiarias a la cárcel de Litchfield como Stella Carlin (interpretada por la modelo, DJ y presentadora australiana Ruby Rose); Lory Petty, que dará vida a Lolly; o la oscarizada Mery Steenburguer. Por otro lado, será baja el novio de Piper Chapman (Larry, interpretado por Jason Biggs) y la reclusa Vee Parker.

Así que recordad... ¡esta semana tenéis una cita con las presas más divertidas del momento!