El cantante español Enrique Iglesias ha hecho frente a uno de los momentos más complicados en su gira "Sex&Love" en su visita a la ciudad de Tijuana, en el país mexicano, donde resultó herido por uno de sus drones que grababan el concierto al tratar de cogerlo. Él trataba de agarrarlo, y como consecuencia fue víctima de unos cortes en su mano, que causaron una gran conmoción ante la mucha sangre que derramó. Parece ser que al menos todo quedó en un susto…

El cantante latino no está pasando por una racha demasiado buena que digamos, y es que hace tan solo unos días conocíamos las noticia de que su padre, el cantante Julio Iglesias, había tomado la decisión de irse de gira con Julio José, uno de sus hijos, y ahora, por si fuera poco, ha tenido que hacer frente a un incidente un tanto aparatoso.

Para colmo, en ese momento se agolpaban más de 15.000 fans en el recinto para ver a su ídolo, siendo testigos del terrible momento vivido por el hijo de Isabel Preysler.

El dron en cuestión le realizó diversos cortes en la mano al artista, por lo que tuvo que ser rápidamente atendido por el centro de emergencias del lugar para lograr que todo volviese a la normalidad cuanto antes y que el cantante pudiera seguir con su espectáculo. Con la acción que llevó a cabo, Enrique pretendía quedarse con el aparato para poder grabar un plano mucho más subjetivo y personal de su actuación, mostrando a todos sus fans cómo se vive el evento desde lo más alto, algo que al final le terminó saliendo bastante caro. Esperemos que se mantenga positivo y que pronto empiece una buena racha para él.

Enrique Iglesias jamás hubiera imaginado que algo así le ocurriría a él, y es que esta acción ya la había realizado en diversas ocasiones con anterioridad, y todo había salido muy bien, aunque esta vez no ha estado tan ágil.

Vídeos destacados del día

El médico le sugirió que no continuase actuando, aunque el muchacho no se mostró de acuerdo y volvió con sus fans con la profesionalidad que le caracteriza a pesar de llevar su camiseta llena de sangre y la mano vendada. Después del evento, se fue a Los Ángeles para continuar con una cura adecuada de la herida.