Hubo que esperar casi cuatro horas de concurso, con todos sus anuncios, para que se produjera el bombazo final. Jorge Javier Vázquez lo anunciaba, con un "lo siento" delante "la audiencia de Supervivientes ha decidido que tiene que abandonar la isla Elisa de Panicis". La primera en hacerse la pregunta clave fue la salvada Lucía Parreño ¿Qué le pasa a España?

Además, reprochaba a la audiencia "a quien se quiere ir la salváis y a quien se quiere quedar la echáis". Y es que expulsar a Elisa no ha sido sólo una cuestión de deseos, por el contrario, y viendo el programa, ha sido la decisión más injusta, no sólo, de Supervivientes 2015 sino probablemente de todas las ediciones de este programa.

Twitter echaba humo y, tras contabilizar unos cien tweets, uno se daba cuenta de que mas del 80% de los twitteros no eran capaces de entender lo que había pasado en las islas de Honduras. La indignación era evidente y las culpas de la expulsión de Elisa, a partes más o menos iguales, se repartían entre los "parreñistas" y Telecinco, y volvió a salir otra vez la palabra "tongo" en un programa de esta cadena.

La verdad, viendo la reacción de Twitter, no llegamos a entender muy bien la expulsión de Elisa. Su comportamiento en la isla ha sido positivo y vital y ha dado una lección de supervivencia y convivencia a todos los concursantes que han ido pasando, primero, por Isla Destierro y, luego, por el "palafito". No sabemos si la campaña de desprestigio iniciada por Telecinco en "Cazamariposas" le ha pasado factura o, simplemente, que en este país, siendo extranjero, es muy difícil competir con el producto nacional, aunque sea mediocre.

Vídeos destacados del día

O quizás, Elisa se estaba convirtiendo en una concursante incómoda para los tejemanejes de Telecinco y resultaba más conveniente expulsarla ahora que con el concurso más avanzado. Aunque echar a Elisa teniendo como competidoras a Lucía y Lola es raro, pero asumible, en el supuesto caso de que en el futuro tuviera que competir con Chabelita, y esta fuera la salvada, el tongo sería de juzgado de guardia.

Lo más curioso es que con este "sorpresón" hasta se nos ha olvidado que las nominaciones de esta semana han dado lugar al combate del año, Nacho Vidal vs. Suhaila. El duelo que todos estábamos esperando y, aunque desvirtuado, porque ahora ambos están en el mismo bando, va a hacer que los teléfonos echen humo en esta corta semana de nominaciones. El próximo martes (no el jueves por el fútbol) veremos a quien le ha pasado factura esta alianza tan forzada y surrealista.

Sin embargo, la pregunta en estos momentos sigue siendo la misma ¿Qué le pasa a España? Y la respuesta podría ser que no tenemos solución y algunos twitteros hasta exageraban con cambiarse de nacionalidad o incluso de comunidad, refiriéndose a Cataluña.

No deja de resultar paradójico que Elisa esté en la calle, rumbo a nuestro país, y otros concursantes como Chabelita o Rafi Camino sigan disfrutando de privilegios como colchones, espaguetis con albóndigas, filetes de ternera, vis a vis e, incluso, "tuku taka".

Que difícil debe de ser manejar un concurso cuando lo único que interesa son las audiencias. Igual un día vemos aparecer a Paolo Vasile en Televisión, rodeado de periodistas, pidiendo perdón a los españoles y reconociendo, como Benavent, "lo siento me las he llevado todas, era un yonqui de las audiencias".