En Supervivientes 2015 el mundo está del revés. Para empezar, parece como si las normas del programa, transmitidas a los concursantes, sean distintas para unos y otros. Y es que el “rebote” de Lola por ser nominada no deja de ser paradójico. Parece ser que el grupo de las chicas tienen “patente de corso” para nominar siguiendo una estrategia, mientras que los chicos deberían respetar unos pactos caducados cuando Lola decidió convertirse al “Suhailismo”.

Sin embargo, esto no es lo más surrealista.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

También está el doble rasero de la palabra “falsedad” para los concursantes y los colaboradores de El Debate. Para estos, que Rubén decida seguir una estrategia, uniéndose a aquellos que lo han alimentado durante su estancia en el “corralito”, lo convierte en un falso y un traidor; sin embargo, que Suhaila y las chicas acepten unirse a Nacho Vidal, para disponer de un voto más para echar a los chicos, se trata de una estrategia admirable, inteligente y justificada.

Lo de Nacho, por otra parte, es de difícil explicación y, después de más de un mes, ha decidido cambiar de concurso. Aunque abogaba por vivir un Supervivientes en estado puro, y amén que lo estaba haciendo, desde su visita a la enfermería decidió vivir una mezcla de GH VIP y “Pressing Catch”. Según él, recibió información durante su enfermedad de que al concurso le encanta la polémica, y no cabe ninguna duda de que captó el mensaje.

Sin embargo, Nacho se equivoca. A todos nos gustaba muchísimo más el Nacho Vidal superviviente, dios del fuego y los tiburones, que el Nacho actor melodramático y de películas bélicas. No cabe ninguna duda de que buscando el enfrentamiento con los chicos, sacando a relucir sus dotes de “legía”, llamado “pistolo” a los reclutas de la isla, y acercándose al bando de Suhaila, Nacho Vidal está firmando su propia sentencia de muerte en el concurso.

Vídeos destacados del día

Y es que su presencia en el programa está pendiente de un hilo. Separado en Isla Castigo, su actitud está siendo examinada minuciosamente por la dirección de Supervivientes. No cabe ninguna duda de que la decisión de expulsarlo o no, va a depender más de los intereses económicos y de modular el concurso a su antojo de Telecinco que de la escena violenta en la isla; sin embargo, la espada de Damocles de la expulsión, por el programa o por la audiencia pende sobre la cabeza de Nacho.

Para más inri, tenemos el tema Pantoja, donde a Chabelita le montan un vis a vis con su novio Albalá para que puedan consumar el “tuku taka” y la niña Pantoja habla sobre las dotes pescadoras de su madre, Isabel Pantoja, en Marbella. No les decíamos, el mundo al revés, Chabelita recibiendo visitas como si estuviera en la cárcel y la madre, la única superviviente de la familia que sabe pescar (peces).

No cabe ninguna duda de que el tema de los Pantoja está lleno de controversia. Por una parte, absolutamente nadie es capaz de entender los privilegios de Chabelita en la Isla, y si lamentable fue verla devorar un plato de espaguetis con albóndigas, más patético fue mirar una tienda de campaña verde fosforito durante treinta minutos para ver si los niños se desfogaban.

Sin embargo, lo que no sorprendió a nadie fueron la dotes de pesca de Isabel Pantoja en Marbella. Mila Ximénez y Kiko Matamoros ya lo sabían y confirmaron que la tonadillera había pescado un tiburón (refiriéndose a Julián Muñoz) y un maletín lleno de dinero en esta bella ciudad malagueña.