En 1983 Edvard Munch pintó uno de los cuadros más famosos de todos los tiempos dentro de la corriente expresionista, hablamos de "El grito", del que se disponen de varias versiones y que ha contado con mucha repercusión mediática porque ha sido robado en múltiples ocasiones. El cuadro probablemente sea un reflejo de la atormentada vida de Edvard Munch, que en uno de sus escritos dice "sentí un grito infinito que atravesaba la naturaleza".

Tras la Segunda Guerra Mundial el cuadro adquirió al rango de icono cultural, incluso la prestigiosa revista Time lo utilizó en una de sus portadas del año 1961, en el número dedicado a los complejos de culpa y ansiedad. 

Quizás algo de todo esto es lo que le ocurre a Nacho Vidal en la Isla de Cayo Esmeralda, de Supervivientes, una vez solucionado su ataque de ira, Nacho nos sorprende llorando desesperado, hemos visto las imágenes porque se siente sólo, porque añora a los suyos y porque se ha hecho consciente de los abucheos de los espectadores escuchados a través de los micros (¿hasta ahora no había pensado en nada de esto?).

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Telecinco

Quizás también le pesa la debilidad física de llevar dos meses y medio en la isla, de haber estado enfermo, la quemadura de su mano tampoco ayuda," el infinito grito de la naturaleza" le hizo mella y pese a los acercamientos de Fortu para ver que le pasaba y de Rubén López preocupado por si lloraba por la mano, pues él también sabe lo que es quemarse, Nacho necesitó su momento de desahogo sacando todas las lágrimas, para luego meterse en el agua.

"Lágrimas de dolor" le confesó esa noche ya más tranquilo a Fortu cuando estaban a punto de dormirse.

Dolor, culpa y soledad, sobre todo cuando estás rodeado de gente, suelen ser sentimientos que van de la mano, Munch tenía una hermana bipolar, y probablemente también él lo era un poco, no digo que Nacho lo sea pero desde luego en este concurso lo estamos viendo viajar de un extremo a otro con una intensidad emocional que resulta agotadora.  No sé si Nacho es un estratega genial que sabe lo que le gusta al público o si realmente actúa sin pensar, lo que sé es que realmente como "El grito" está teniendo una repercusión mediática muy importante para el programa y para Telecinco.