No es una de las nuevas películas de la saga de la Guerra de las Galaxias. Nuestro protagonista malherido por uno de estos artilugios tan de moda ha sido el cantante Enrique Iglesias que se está recuperando en estos momentos en los Ángeles de un accidente sufrido en su concierto en Tijuana en México del pasado 30 de mayo.

El cantante de cuarenta años, sufrió heridas en la mano derecha, varios cortes, causados por un dron delante de doce mil personas en la plaza de Toros de Playas durante su gira mundial Sex & Love.

No era la primera vez que Enrique trataba de coger uno de los cuerpos voladores sin comando para ofrecer a sus fans una mejor imagen de él cantando sobre el escenario.

Tras el impacto, el cantante fue atendido detrás del escenario para detener la hemorragia causada ya que el sangrado ocasionado por las aspas del dron era considerable.

Pese a la gravedad de los cortes, el cantante continuó hasta el final sobre el escenario demostrando así la fortaleza de los mejores a la hora de entregarse a su público pase lo que pase hasta el último aliento.

Justo finalizar el concierto Enrique Iglesias fue llevado en ambulancia al aeropuerto para ser transportado a Los Ángeles para que lo visitara un especialista según han declarado fuentes de su círculo de confianza del cantante.

Según las últimas informaciones, el cantante tendrá que someterse a una cirugía reconstructiva ya que se seccionó en varios dedos de la diestra.

El próximo concierto está previsto para el 3 de julio, según lo que indica su página web, en Ciudad de México. De momento no se indica ninguna demora pero todo dependerá de la curación del cantante.

En la página oficial del artista, tanto él como su equipo, agradecen el interés suscitado por la mejora de sus cortes.

Desde aquí desearle una pronta recuperación y con la esperanza de poder verle sobre el escenario del Starlite Marbella el próximo 13 de agosto (tal y como indica su página web). Deseamos ver esa entrega que demuestra cantando, esa fuerza, ese ímpetu, esas ganas tan grandes de darse a su público que por desgracia, en Tijuana, le costó, por desgracia, sangre, sudor y lágrimas.

Vídeos destacados del día