Desde que viviese en Madrid con motivos profesionales debido a su fichaje por el equipo de Fútbol del Real Madrid, el futbolista Beckham ya ha visitado en más de una ocasión la capital, y es que no duda en acudir cada vez que tiene la más mínima ocasión. Dice guardarle un cariño especial, y en esta ocasión le hemos visto con motivo de la inauguración de una nueva tienda de ropa.  No es de extrañar que, ante las fotografía que él mismo se ha encargado de compartir en las Redes Sociales, sus mayores seguidores españoles hayan estado muy emocionados ante el posible encuentro con su gran ídolo, por lo que es seguro que Madrid será toda una locura en los próximos días.

Una vez en Madrid, Beckham también ha aprovechado la ocasión para hablar sobre su familia mientras se escapa por sus lugares favoritos de la capital española, la cual le ha ido cautivando todos estos años. Ya tiene 40 años, y es que parece que fue ayer cuando tan solo era un chaval que comenzaba a darse a conocer y a triunfar en el mundo del deporte. Desde entonces, no ha hecho otra cosa que recoger éxitos, y así lo muestra a día de hoy, tal y como nos sigue relatando el portal digital de Antena 3.

Dada su gran reputación, las marcas se lo rifan para que aparezca en sus campañas publicitarias. En esta ocasión, la gran afortunada ha sido la marca Breitling, que además ha estrenado tienda en la ciudad madrileña. Para la ocasión, David eligió un elegante traje de color azul que no podría sentarle mejor.

Vídeos destacados del día

Pero ante todo, su mayor seña de identidad fue su simpatía, la cual le acompañó en todo momento, algo que su público agradeció sin lugar a dudas.

En cuando a su familia, ha asegurado que son muy normales y que le encanta pasar su tiempo junto a ellos, que son su pilar fundamental. Adía de hoy, quiere compensar el mucho tiempo que ha pasado viajando de un lugar de otro sin poder disfrutar de sus seres queridos. En cuando a la moda, mostró su gran gusto hacia la misma, así como de los pinitos que están realizando en el mundillo sus hijos Romeo y Brooklyn, de los cuales se siente muy orgulloso.