El actor y humorista Dani Rovira, protagonista de “Ocho Apellidos Vascos”, dio el gran salto a la fama cuando el año pasado se estrenara dicha película. Sin embargo, y a pesar de lo querido y admirado que es, no lleva demasiado bien que se le conozca en cada parte de su país, y es que la fama es algo que no lleva demasiado bien, Tanto es así que según comunican “El Diario Vasco” o “Chance”, estuvo a punto de visitar un terapeuta para poder afrontar la fama que tan rápido le había llegado.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Tal es la fama que se le vino encima que llegó a pensar que sería incapaz de asimilarlo por él solo, razón por la que necesitaría ayuda profesional. Ahora se dispone a volver a la gran pantalla de la mano de “Ahora o Nunca”, filme en el que trabaja junto a María Valverde y donde también podremos ver la participación de su chica, Clara Lago. Es por ello que el pasado lunes asistió al programa de Pablo Motos, “El Hormiguero”, para presentar la producción que sin duda será todo un éxito en taquilla y que se estrenará el próximo 19 de junio.

Fue en dicho programa donde se sinceró, asegurando que se planteó seriamente asistir a un especialista para sobrellevar la fama, aunque finalmente tomó la decisión de no ir, aunque se lo recomendó a un amigo. Asegura que ser el protagonista de “Ocho Apellidos Vascos” es volverse loco, lo que le convierte en todo un ejemplo de persona que podría enloquecer por esta causa. Eso sí, siempre cercano y sencillo, el actor puso un toque de humor a todas sus declaraciones.

En esta nueva película, se narra la historia de Eva y Álex, una pareja que toma la decisión de contraer matrimonio en la campiña inglesa, aquel lugar donde se enamoraron en su día. No obstante, las cosas no irán tan bien como esperaban, y es que los planes se torcerán al sufrir una huelga de controladores aéreos que hará totalmente imposible que el novio pueda llegar hasta su destino junto a su chica para casarse.

Vídeos destacados del día

Toda una aventura que ya se asegura estará a la altura de la comedia vasca que antaño nos sacara más de una carcajada.