Stany Coppet,conocido por ser Khaled, el malo malísismo de la popular serie de Telecinco que acaba de terminar temporada "El Príncipe",  nació en Villeneuve Saint George, en Val-de-Marne, Francia, su padre es natural de la Guayana Francesa y su madre de la Bretaña. Stany se crió viajando por todo el mundo. En el año 2013 decidió dejar Francia para ir a Nueva York a estudiar interpretación, baile y canto, allí permaneció tres años hasta que regresó a su país dispuesto a triunfar.

Aquí pudimos verlo ya en el año 2010 haciendo de malvado Mosquetero en la popular serie "Águila Roja", posteriormente hizo un biopic sobre el general André Rigaud, luciendo muy bien el uniforme.Su papel en "El Príncipe" le presenta como un personaje malvado que bajo una apariencia de calma se aprovecha de todo, incluso del yihadismo para lograr sus fines, aunque eso sí con un lado humano pues realmente está enamorado de Fátima.

En una entrevista concedida al periódico el Mundo confiesa sentirse a la vez asombrado y halagado por la cantidad de gente que le para por la calle para hacerse fotos a su lado o pedirle autógrafos, "la gente de Granada- ciudad donde se han grabado los dos últimos episodios de la serie- es muy cariñosa- dice, a la vez que confiesa sentirse un poco agobiado pues no sabía encontrar el límite. "La gente me para por la calle para decirme que le gusta odiar a mi personaje" dice entre risas. Pero en general está muy satisfecho.

Está casado con Dolores Chaplin, la nieta del excepcional Charlie Chaplin, con la que tiene un bebé, que les hace plantearse el establecerse en Madrid para detener el constate flujo de viajes en el que vivían hasta ahora. El interés por su familia política le ha llevado ha rodar un documental sobre ellos.

Vídeos destacados del día

De hecho cuando no quiere hacer papeles de malo ha de rodar y producir él mismo sus películas, es el caso también de la película que está a punto de estrenarse en Francia "La Vie Pure" , en la que da vida a Raimond Maufrais, un explorador desaparecido en 1950 en la Amazonia de la Guayana Francesa.

Confiesa tener proposiciones, algo inherente a su profesión  pero ser muy feliz en su matrimonio