Ya lo decía Julio Iglesias hace muchos años en una de sus primeras canciones "Unos que nacen otros morirán, unos que ríen, otros lloraran, siempre hay por quien vivir y a quien amar, la vida sigue igual" y está claro que quien fue también su pareja sentimental lo ha demostrado a pies puntillas, como se suele decir.

Quien fue según sus declaraciones el hombre de su vida, Don Miguel Boyer ministro en la legisladora de Felipe González y quien fue muy conocido por expropiar a Rumasa murió no hace ahora ni un año, el 29 de Septiembre del 2014, pero como dice la canción la vida sigue, o también podríamos decir hay vida después de Boyer, pues bien, dejemos al hombre que descanse en paz , que bien se lo merece y hablemos de la señora Presley quien según la revista Hola y las fotos que publica se confirma la relación que ha comenzado con el nada menos que premio nobel D.

Mario Vargas Llosa.

Según cuenta la revista, la pareja se conoció hace ya muchos años cuando Isabel fue a Estados Unidos a realizarle una entrevista para la misma revista, tras ese encuentro volvieron a verse en varias ocasiones pero fue hace poco en la cena que el Príncipe de Gales da para Porcelanosa donde volvieron a coincidir y comenzaron a fortalecer sus lazos de amistad.

Así vemos una vez más a la reina de la elegancia por excelencia y al premio nobel, y cartógrafo de las estructuras del poder, conocidos ambos a nivel mundial unidos por lo más simple que pueda existir, una amistad y parece ser que poco a poco, algo más que eso, pues en la revista Hola se informa de que se les vio saliendo juntos de un importante restaurante y que sus actitudes de uno para con el otro eran de algo más que amigos.

Vídeos destacados del día

Así que, si es verdad que la vida sigue para los que se van quedando en este mundo y si es así, que unos nacen y otros mueren, unos ríen y otros lloran ¿No es mejor que la vida sea lo más agradable posible para los que nos quedamos aquí? Isabel Presley nos demuestra con esta relación que a pesar de todo lo pasado, no hay nunca, que renunciar al amor.