La cantante Britney Spears tiene claro que le gustan tanto los niños que desearía que su siguiente trabajo fuera como niñera, pero ella no se contenta con cuidar a cualquier. Tiene muy claro que no hay nada que le gustase más que poder cuidar de los hijos de Brad Pitt y Angelina Jolie. Después de este ofrecimiento tan espontáneo, no tenemos ni la mejor idea de qué pensarán los aludidos al respecto, aunque lo cierto es que la cantante ha confesado que tiene ganas de volver a encontrarse con ellos para ofrecerse oficialmente.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Así nos lo han relatado fuentes como "Vanitatis" o el diario "ABC". La princesa del pop tiene un instinto maternal tan arraigado que, a pesar de tener dos hijos, le gustaría poder estar junto a más niños, por lo que parece ser que aún le queda tiempo después de sus constantes actuaciones en su famoso espectáculo de Las Vegas.

Así lo quiso expresar en el programa "Good Morning Britain", donde confesó su deseo de convertirse en canguro de las criaturas, algo que relató con bastante ilusión.

Ella piensa que sería una experiencia muy divertida ya que anteriormente coincidió con Brad, lo que le da una confianza suficiente para sentirse a gusto trabajando para su familia. Es por ello por lo que inevitablemente salió a la luz la conversación sobre cuál hubiera sido su camino en el plano profesional de no haberse dedicado a la Música. Ella tiene muy claro que habría trabajado como profesora de baile. Como toda una madraza, confesó que está asistiendo a clases de matemáticas para poder ayudar a sus hijos en el colegio a la hora de explicarles los deberes.

Cree que cualquier ayuda es poca ya que Jayden James y Sean Preston van a un colegio famoso por ser bastante duro, lo que hace que tengan que estar horas y horas estudiando por las noches.

Vídeos destacados del día

Brit se quiere adelantar a las clases de pre-álgebra de su hijo Sean, que tendrán lugar el año que viene, y es por ello que se ha puesto duro a estudiar para poder ayudar a su pequeño en todo lo que pueda necesitar. Nos alegra ver a una Britney asentada y madura que disfruta con su vida de madre.