La segunda temporada de Acapulco Shore ya está en marcha y con ella un sinfín de momentos estelares para la historia de la Televisión mexicana que se sumarán en breve a los memorables instantes que ya quedaron grabados para el recuerdo de la primera temporada del Reality.

Todos los martes a las 22 horas de la capital del país podremos disfrutar de los mejores momentos vividos a lo largo de semanas de interminables fiestas en las que no faltará ninguno de los ingredientes que este Reality de la MTV ha venido sirviendo desde su comienzo.

De hecho, a las pocas horas de comenzar el encierro en la bonita y costera localidad mexicana de Acapaulco no han tardado en llegar los primeros grandes momentos de esta segunda edición en la que Tadeo, Karime, Mane, Caballero, Thalía, Brenda, Fernando y Jawy ya han empezado a hacer de las suyas.

Fue este jueves cuando comenzó todo de verdad, en la primera gran fiesta en casa que acabó con todos los integrantes de la casa saliendo de fiesta sin control y completamente bajo los efectos del alcohol. De camino a uno de los locales más conocidos de la localidad costera, tantos los chicos como las chicas no dudaron en acercarse a la zona VIP para seguir tomando antes de reunirse con el pueblo llano.

Fue precisamente allí donde sucedieron los primeros besos, roces, romances y conatos de celos de alguna de las concursantes en relación a alguno de los jotes que andan sueltos por la casa en busca de mucho amor que repartir.

Si esto fue lo que caracterizó la noche de ellos, lo cierto es que ellas tampoco se quedaron quietas. Con un buen número de pretendientes rondándolas y esperando probar sus labios, poco a poco, todas y cada una de ellas, fueron cayendo en brazos ajenos hasta que los tacones y el cansancio pusieron punto y final a la primera noche loca de Acapulco Shore 2.

Vídeos destacados del día

Como siempre fueron ellos los que trataron de llegar un poco más allá invitando a alguna de las bellas conquistas que había arreciado durante la noche. Si quieren saber cómo acabó deberán esperar al próximo capítulo.