Desde que comenzó "Supervivientes 2015", los seguidores se han preguntado y han estado especulando ¿qué hacía Carmen Lomana participando del reality. Alguien como la empresaria no tenía mucho que hacer en la isla y nadie entendía sus motivos. Por ello varios periodistas de salsa rosa comenzaron a investigar el ¿por qué de su participación?

Así es como los colaboradores de "Sálvame" en su programa desvelaron los problemas económicos de Carmen Lomana, y según ellos han afirmado que la empresaria está llena de deudas. A los que algunos desmintieron afirmando que lo que no tenía era dinero "líquido" ya que propiedades aún tiene unas cuantas.

Según han investigado Lomana tenía el año pasado una deuda que rondaban los 800 mil euros que ha ido pagando poco a poco y aunque ahora mismo no debe tanto dinero aún sigue teniendo problemas, y aunque tiene propiedades no quiere deshacerse de ninguna de ellas.

Carmen vive de la compra y venta de joyas, del diseño de vestidos y del alquiler de algunas de las viviendas que tiene. En propiedad Lomana cuenta con cinco pisos. Los cuales tendrían un valor de unos 3,5 millones de euros, pero según parece alguno de ellos estaría embargado para poder afrontar algunas deudas.

Ahora mismo Lomana no quiere deshacerse de ninguna de las propiedades que tiene y eso la habría llevado a la tomar parte de esta experiencia, de la cual recordemos la "señora" de la isla se estaría embolsando unos 30.000 euros semanales.

Vídeos destacados del día

Los problemas económicos de Lomana habían comenzado cuando su empresa Zapallar tuvo que cerrar con unas pérdidas de casi 50.000 euros.

La verdad es que como concursante está haciendo una buena participación en la isla, si hablamos de limpieza ya que como "superviviente" no hemos visto mucha actividad de parte de Carmen. Habrá que ver que tal se lo pasa esta semana en la cual los "veteranos "han perdido la "Isla Privilegio" y los "robinsones veteranos" deberán dormir en el suelo y sin techo. Hasta ahora no se habían dado cuenta de todos los beneficios que han tenido en la isla donde han estado viviendo las dos últimas semanas.