La aventura de Isa Pantoja en Honduras no está siendo precisamente tal y como ella misma esperaba antes de hacer las maletas y emprender el camino al continente americano en busca del paraíso terrenal, alejado de todo lo que supone la palabra civilización y el jaleo de las grandes ciudades.

 Lo que la hija de la tonadillera más famosa de España pensaba que sucedería, un lugar para desconectar, un momento perfecto para conocer a gente nuevas, un sitio donde poder divertirse, y un medio donde poder acercarse a los españoles para que así la conozcan y, por qué, una herramienta para acceder a la televisión que tanto le gusta, se le ha vuelto en contra.

Si bien en la primera semana parecía que Chabelita era la niña mimada de todos sus compañeros en 'Los Veteranos', que allí sólo había buen rollo y que el sentimiento grupal respaldaría las carencias físicas que ella pudiera demostrar, nada más lejos de la realidad.

En primer lugar no dudó en posicionarse al lado de Lomana y Suhaila en el grupo de las chicas, lo que le costó la indiferencia del sector masculino, más tarde se enemistó con Rábago, a quien todos acusaron de intentar sonsacarle información aprovechando su condición de periodista, y más tarde lo peor.

Fue hace tan solo unos días cuando Chabelita cayó desmayada para alarma generalizada. En un principio se pensó de todo, hasta que podía ser causa de un embarazo que más tarde fue desmentido. Lo cierto es que la situación de extrema debilidad, provocada por la ausencia de alimentos, comienza a pasarle factura física, y por supuesto anímica.

Vídeos destacados del día

Es por eso que, el gran baluarte a priori del programa,  debe seguir en el concurso, sea como sea, por lo que la organización no ha dudado en llevar a su novio a Honduras para que la visite durante unos minutos y le haga recapacitarse sobre la idea de abandonar el concurso en breve.

El hambre, la debilidad física, los problemas que esto le está acarreando y sus consecuencias psicológicas tienen a Isa Pantoja al borde del abandono, Además, no ha sido capaz de encontrar su hueco en la isla. Está convencida de que ha llegado el momento de decir adiós.