La historia de amor-desamor entre Justin Bieber y Selena Gomez parece ser un culebrón sin final. Y es que tan pronto uno quiere estar con el otro y el otro le rechaza, que el otro quiere estar con el uno pero ese uno se resiste. El caso es que, a día de hoy, no tenemos claro del todo cómo va a concluir este amorío tan desconcertante.

Selena Gomez, de 22 años, puso punto y final esta primavera a su relación con el disc jockey ruso-alemán de 25 años que tan loquita le tenía y con el quería casarse y fundar una bonita familia. Esa relación amorosa prometía ser duradera y apasionada, pero ese pensamiento distaba muchísimo de la realidad.

Al parecer, la exchica Disney no dejaba de pensar en su ex, el polémico Justin Bieber; se dice, incluso, que Zedd estaba más que harto de que su chica estuviera bien atenta a cada movimiento y declaración que realizaba el canadiense a través las redes sociales.

Tras la ruptura de Selena y Zedd, todo parecía apuntar que la actriz y cantante se dejaría querer por su exnovio, Justin. De hecho, recientemente tuvo lugar la gala MET y ambos estuvieron presentes en ella, aunque eso sí, por separado. A pesar de que hicieron por no dejarse ver juntos, los medios de comunicación allí presentes preguntaron al canadiense por Selena Gomez, y éste aseguró que la veía muy guapa.

Estas palabras por parte de Justin Bieber ilusionaron a la estadounidense, hasta el punto que habría estado barajando volver con él y dar una nueva oportunidad a la relación sentimental que una vez llegó tristemente a su fin.

Vídeos destacados del día

Sin embargo, según refleja el medio Antena 3 en su página web, Selena Gomez habría concluido su análisis de los pros y los contras de volver con el intérprete de "Baby" de una manera negativa; es decir, la chica habría decidido no volver con el cantante bajo ninguna circunstancia.

Y es que, según declara el medio citado, la exchica Disney se habría percatado de que Justin Bieber, lejos de haber crecido como persona, sigue siendo un hombre inmaduro que no le ofrecería la estabilidad y la atención que ella precisa. Además, la creciente amistad que hay entre Kendall Jenner y el canadiense no da muchas esperanzas a Selena Gomez de que lo suyo con Justin fuera a funcionar.