Si bien se conocía ya que el tenista español Rafa Nadal siempre ha vivido muy estable en cuanto al plano sentimental se refiere, pocos son los detalles que teníamos sobre cómo les iba a ambos, y eso es precisamente lo que nos ha querido desvelar la revista "Hola". Según hemos podido ver, Rafa estuvo acompañado de su chica, María Francisca Perelló, en la gala de su propia fundación en la ciudad francesa de París, y hay que decir que sobran las palabras antes las románticas miradas que se dedicaron a lo largo de toda la noche.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Ambos llevan juntos ya nada más y nada menos que diez años, y por lo que podemos ver parece que se les ha pasado rápido, ya que entre ellos está muy claro que no son necesarias las palabras para expresar todo su amor, algo que nos han dejado muy claro en su última aparición en público.

Todo el acontecimiento tuvo lugar el pasado sábado y se trató de un evento con fines benéficos donde pudimos ver grandes figuras y personalidades.

La muchacha eligió un acertado vestido para la ocasión largo y color fucsia que combinó con un clutch. Optó por recogerse el pelo y no maquillarse con colores muy llamativos. Sin embargo, lo que más resaltó aquella noche fue la gran relación que existe entre ambos, entre los que se denota una gran complicidad que re reflejaban en sus tiernas miradas. Junto a la pareja pudimos ver a la madre de Rafa que también es presidenta de dicha Fundación y cuyo nombre es Ana María Parera. Prueba del gran éxito del evento es que a él asistieron 400 invitados.

Con su organización se pretendía recaudar fondos que irían destinados al Centro Fundación Rafa Nadal, con el que se pretende educar a niños y adolescentes desfavorecidos a través del deporte, ubicado en Palma de Mallorca.

Vídeos destacados del día

Nada más terminar la cena, fue Luz Casal quien interpretó una espectacular actuación que contó con temas tan sonados como "Piensa en mí", "Historia de amor", "Un año de amor" o "Je reviens te chercher". Toda una noche para celebrar también el gran momento personal por el que atraviesa el tenista, del que ya solo podemos esperar una boda muy pronto.