Se creó una gran conmoción en todo el mundo el día que conocimos que uno de los actores más queridos de todo Hollywood, Robin Williams, había fallecido. Pero la cosa fue más sobrecogedora aun cuando se descubrió que había sido él mismo el que había decidido poner fin a su vida suicidándose. Todo sucedió hace ya casi un año, pero parece que fue hace mucho menos, y según un informe de la policía de aquella época el actor había decidido llevar a cabo sus planos estrangulándose con un cinturón.

Después de estos meses, ha sido la revista “In Touch” la que ha revelado el hallazgo de unas notas suyas en las que escribía mensajes del estilo de “es hora de irse” o “he terminado con todo”.

Tal y como así lo corrobora “Antena 3”, Robin decidió escribirlos y colocarlos en diversos lugares de su casa para que fuesen encontrados progresivamente por sus hijos y su mujer. Estas novedades han dejado fuertemente conmocionados a sus fans, quienes no han dudado en hacerse eco en diversas redes sociales, comentando sus impresiones y opiniones.

Quién iba a imaginar que el cómico tomaría la decisión de esparcir notas por su vivienda donde trataba de vaticinar su muerte, anunciando de una manera un tanto indirecta que había llegado su hora de partir de este mundo para siempre. Si bien esta noticia ha salido recientemente a la luz, no conocemos aún cuánto les llevó encontrar los comentarios. Recordemos que Williams estaba sumido en una fuerte depresión los pasados meses de la que, a pesar de haber estado luchando hasta el final con todas sus fuerzas, no logró recuperarse.

Vídeos destacados del día

Un gran empeoramiento tuvo lugar en el preciso instante en el que los médicos le diagnosticaron que padecía Parkinson, algo a lo que no supo hacer frente, por lo que su situación empeoró considerablemente después de haberse enfrentado durante años a dos de sus mayores enemigos: la cocaína y el alcohol. Una vida personal que difería mucho de su vida profesional dedicada a alegrar y hacer reír a la gente, a pesar de ser padre de tres hijos y haber estado casado incluso tres veces.