La cantante mexicana Paulina Rubio es consciente de su apabullante éxito allá por donde pasa, y eso es algo que le llena de una gran alegría, mostrando esa actitud risueña y divertida a la que ya nos tiene acostumbrados cada vez que hace su aparición delante de todos sus fans. Pero sin embargo la vida de la cantante nunca ha sido así de buena, y es por ello por lo que ha querido confesarse sobre un momento complicado que atravesó en su vida a los inicios de la que sería una carrera musical imparable.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Medios de comunicación como la revista "Pronto", el portal "Terra" o "El Diario" han querido hacerse eco para poner de manifiesto el bache por el que atravesó la rubia, que se planteó engordar para poder mostrar así una imagen más fuerte.

Gracias a una entrevista mexicana, Paulina se sinceró y aseguró que cuando era más joven su deseo era ser más alta y tener unas piernas más gordas, todo con tal de poder mostrar una imagen más madura de la que tenía.

Algo que le afectó en sobremanera fueron los comentarios de la gente, que le aseguraban que jamás sería grande y que nunca llegaría a ser nadie en el mundo de la Música, algo que podemos comprobar que evidentemente estaban totalmente equivocados. Un doble trabajo el que tuvo que hacer la diva, que dedujo que para conseguir que los demás creyeran en ella tendría que ser ella la primera en confiar en sí misma, algo que no fue nada fácil pero que a día de hoy presume por haberlo logrado. A día de hoy, vemos que la chica ha conseguido alzarse a lo más alto sin necesidad de hacer cambios profundos en su aspecto físico.

Vídeos destacados del día

Ahora podemos disfrutar de los grandes éxitos de la cantante, que suenan en cada rincón del planeta, convirtiéndola en una de las imágenes más emblemáticas del mundo de la música latina. Sin embargo, el momento más duro que vivió fue la pérdida de su padre, un golpe muy duro del que no habría podido salir adelante si no hubiera sido por su madre, quien quería mucho al padre de Paulina a pesar de haberse divorciado de él en edad muy temprana.