No es de extrañar que el actor Miguel Ángel Silvestre y la mujer de David Bustamante se lleven a las mil maravillas y es que, de entre las tantas cosas que seguramente también tendrán en común, hay que destacar su gran pasión por el mundo de la interpretación, lo que les ha llevado a ser los protagonistas de la exitosa serie de Televisión "Velvet".

Anuncios
Anuncios

Ahora, en este momento, se encuentran en pleno rodaje de la que será la tercera temporada.

Según nos ha contado el portal de "Europa Press", están totalmente involucrados en dar lo mejor de sí en estos momentos para que los nuevos capítulos sean tan exitosos, por lo menos, como lo fuesen los anteriores. Han sido muchas semanas previas de preparativos constantes, pero finalmente ya todo está listo para que las tramas de esta famosa serie se pongan en marcha una vez más, y es que tras el fin de la segunda temporada los espectadores están impacientes por descubrir qué les deparará a sus personajes, algo que muchos anhelan desde que se emitiese el último episodio.

Paula Echevarría y Miguel Ángel Silvestre.
Paula Echevarría y Miguel Ángel Silvestre.

Por un lado, finalmente Rita y Pedro contraen matrimonio, y Ana decide asistir pese al mal trago que se produjo como consecuencia de la muerte de la madre de Alberto. No obstante, no hay mal que por bien no venga, y es que este duro golpe para el protagonista fue el desencadenante de que finalmente se decidiera a ir a por Ana de una vez a declararle su amor incondicional y a prometerle que nadie se interpondría en su camino y que estarían solo ellos juntos.

Anuncios

Después de este espectacular desenlace, parece ser que en los próximos capítulos podremos disfrutar del amor de esta famosa pareja.

Aún sólo hemos podido contemplar las primeras imágenes del rodaje, y lo que sí hemos podido confirmar es la felicidad que emanan Ana y Alberto, profundamente enamorados. Es muy destacable el baile sensual que el actor dedica a Paula en la ficción. Sin embargo, tal es la química entre ambos que los actores se metieron en el papel como nunca.

Tras estas dulces y picantes escenas, cada uno se fue en su coche de producción. Una vez más, nos damos cuenta que para rodar este tipo de dramas y que queden bien, la química entre los intérpretes tiene que ser descomunal.

Haz clic para leer más