A algunos les sorprenderá la noticia, de la cual hablan algunos medios, como Comunicació 21, Ara, VilaWeb o El Economista. El Grupo Godó, que edita el importante diario catalán La Vanguardia, tiene desde hace años también una cadena de Televisión privada que emite para toda Catalunya, la cual intentan convertir desde hace años en una alternativa a TV3. Su nombre era antes City TV, pero desde hace poco es 8TV (léase “vuit-te-vé”, en catalán, que es como la conocen en Catalunya).

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) estudia dar su visto bueno a una oferta conjunta entre el Grupo Godó y Mediaset para que la segunda entre en el accionariado de la cadena catalana con un 40 % de las acciones, le ayude aportando parte del gran paquete publicitario que tiene e incluso le aportará contenidos para programas propios. Mediaset tiene un gran poder en el mercado publicitario televisivo español, lo que creen los del Grupo Godó que les beneficiaría.

¿Por qué los editores de La Vanguardia han decidido hacer esto con su canal? Pues por que los costes de emisión y demás son enormes, y han visto que ellos solos son incapaces de llevarla por su cuenta en su totalidad. 8 TV tiene una audiencia no muy alta, de un 6 % de media. Se compone sobre todo de series y películas, unas emitidas dobladas al catalán y otras al castellano. El resto, magazines de Alfons Arús (“Arucitys”, con el estilo habitual del presentador cuando hacía radio, mezclando actualidad insólita y cotilleos con un estilo desenfadado) y otros presentadores. Hace dos años, 8 TV hizo un importante fichaje: Josep Cuní, el entonces presentador de “Els matins de TV3”, programa matinal líder en su franja horaria en Catalunya, para un magazine informativo diario, “8 al dia”, que se emite por las tardes.

Gracias a Cuní, la audiencia media del canal ha subido, por su saber hacer y por sus colaboradores, entre ellos la siempre eficaz y polémica Pilar Rahola, que como pocas conecta con los catalanes, pero no es suficiente para la cadena, que como casi todas, padece la crisis, que ha hecho cerrar otras cadenas como Canal Català y de emisión estatal como Veo TV, ahora con sus huecos ocupados por otras cadenas más modestas, pero más eficaces en gastos y audiencias. Emissions Digitals de Catalunya, controlada por Catalunya Comunicació, subholding de Godó, que tiene 8 TV y otras cadenas propiedad suya, tuvo que recurrir a inversores externos por sufrir pérdidas de hasta 20 millones de euros el pasado ejercicio, pese a su volumen de negocio de 55 millones.

Las conversaciones de Godó con Mediaset empezaron después del fracaso del grupo en hacerse con el paquete publicitario de TV3, cuyo acuerdo estaba casi cerrado, pero los trabajadores de la TV pública catalana, el pueblo catalán en general y los mercados obligaron a Godó a desistir, pese a que el Govern de Artur Mas estaba de acuerdo con la operación, y ahora parece que han encontrado un socio para arreglar sus problemas económicos.

Algunos medios creen que TV3 tendrá un rival más potente que se llevará buena parte de su audiencia o de su publicidad, pero algunos creen también que para eso hace falta una programación de calidad, más al gusto del público catalán, que viendo las audiencias de TV3, gusta de programas y series distintas incluso a las de la propia Mediaset. Una prueba es que TV3 nunca ha tenido programas de cotilleo absoluto, de vez en cuando los trata, pero no de la manera obsesiva del grupo de Berlusconi.

Haz clic para leer más