Después de la última imagen de Pedro y Romina con el premio de ganadores de Amor a prueba 2015 y el fundido a negro con el que se echó el cerrojo al Reality de moda en Chile es un buen momento para recordar alguno de los mejores momentos del concurso.

El primero, y que vale la pena volvérselo a poner una y otra vez, es el de la llegada a la casa de Pirque, todavía sin conocerse, los participantes no tardaron en juntarse por afinidades y mostrar su lado más cordial. Este duró poco, pero es lindo revivir cómo es la relación entre personas antes de que las cosas se tuerzan.

Tanto se pueden llegar a torcer que durante el encierro, el momento más incómodo para la producción y violento para la audiencia fue la pelea cuerpo a cuerpo entre Oriana y Luli.

Dos mujeres con mucho carácter, unidas por el amor y los celos a un hombre, fueron caldeando el ambiente hasta llegar a las manos. Mucho bochorno y los audímetros disparándose, todo a la vez.

Sin duda otro gran momento es la ruptura entre Leandro Penna y Aylén Milla, quienes entraron juntos en la casa y que pronto, por los joteos del argentino separaron sus caminos. Más adelante harían lo propio Oriana y Tony o Eugenia y Matías, en otras dos rupturas señaladas.



Las distintas pruebas que provocaban salidas, los cara a cara, y los interminables joteos, como los de Michael o Liz, que a la postre acabarían juntos, sorprendieron a algunas de las parejas dentro de la casa, que vieron como su relación que consideraban irrompible no lo era y se hacía añicos.

Con Michael rompiendo corazones entre las mujeres de la casa y Michelle haciendo lo propio con los hombres, parejas como la de Sebastian y Julia se veían amenazadas, no siendo estas las únicas.

Vídeos destacados del día

El tiempo iba pasando y la selección natural dejaba a las últimas parejas que debían luchar por el concurso.

En este sentido, y tras la salida de la pareja anterior, llegó la de Tony y Oriana, quien tras volver en el nuevo año a la casa de la mano de Álex, decidió volver con su ex, lo que no evitó que fueran los eliminados.

Ya en la Gran Final de Amor a Prueba, Marco y Aylén por un lado y Pedro y Romina por otro nos dejaron una prueba de infarto en la que Pedro logró remontar la desventaja inicial para quedarse con los 40 millones. Un programa para el recuerdo.