Anoche pudimos ver un capítulo más de la vida en Supervivientes, percibimos como las fuerzas de los concursantes flojean, bueno las fuerzas de casi todos porque no olvidemos que tenemos a Elisa, que pase lo que pase sigue llena de paciencia infinita soportando las depresiones y malos modos a veces de Noel con ella y superando con una actitud positiva cualquier contratiempo que se les pueda presentar, de hecho se la ha llegado a nombrar como Elisienta porque hace absolutamente todo en el palafito. Hurra por Elisa.

Pero bueno el caso ahora es que anoche pudimos ver como el resto de los concursantes pierde las fuerzas sin remedio y esto acaba en discusiones, peleas, depresiones, algún que otro castigo por robar, y es que el hambre hace estragos en Honduras.

Lo más significativo es que descubrimos que los malos de las películas también lloran y también tienen sentimientos, o al menos eso es lo que parece. En el programa de anoche pudimos ver como la que fue mala de GHVIP Lucia Parreño con el mismo fondo negro que en la casa de Guadalix aunque un poco más escondido lloraba diciendo que estaba al límite de sus fuerzas, ¡Menudo momentazo! Y luego pudimos ver lo que podemos catalogar como no un momentazo sino el gran momentazo de la noche.

El cruel vil de la isla, Nacho Vidal, lloraba compungido y se enternecía al recibir un mensaje de sus hijos quienes le decían que siguiera adelante y que era el más valiente y el que tenía que ganar en la isla porque era el más fuerte y el mejor de todos. Las lágrimas de el concursante corrieron por su rostro sin vergüenza ninguna pero preocupado porque sus hijos pensaran que estaba mal por lo que el les dijo que su papa lloraba porque estaba muy feliz de poder verlos.

Vídeos destacados del día

Como podemos comprobar, los malos también lloran y se derrumban y es que por lo que podemos observar en estos días entre pelea y pelea parece que la ternura también se ha instalado en Honduras sino entre los Supervivientes si en el corazón de cada uno de ellos. ¡Adelante supervivientes ya queda menos!