Los fans de la famosa serie "Friends" no podrían estar más disgustados antes las nuevas declaraciones que la actriz Jennifer Aniston ha realizado sobre la misma. Todo comenzó cuando la chica decidió decir a la revista "Glamour", según nos informan el portal digital "Espectador" y "ATV", determinadas cosas que no sentaron demasiado bien a todos aquellos que han leído sobre los que pensaba exactamente sobre aquellas mujeres que decidieron imitar su corte de pelo cuando ella misma lo llevaba en aquella época.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Con su papel de "Rachel" dio el salto definitivo a la gran pantalla, y desde entonces su popularidad no hizo otra cosa que crecer, algo más que palpable ya que todos en Hollywood se la rifaban, y no había productor que no quisiera contar con la actriz para sus futuros proyectos.

Una carrera imparable que apenas ha sufrido altibajos desde que se iniciase hace más de veinte años. Es seguro que cautivó a toda la audiencia en los años noventa con su imagen fresca y dinámica, una mujer moderna adaptada a la vida en la ciudad neoyorquina.

Tanta fue la popularidad que experimentó Jennifer que incluso muchas mujeres de todas las partes del mundo decidieron imitar su estilo, lo que incluía su corte de pelo. Sin embargo, como hemos podido conocer, la muchacha odiaba ese corte de pelo, y así lo ha querido dejar claro a los medios de comunicación. No se considera fan del corte de pelo que lucía Rachel en absoluto, ya que no podía mantenerlo a diario ella misma y necesitaba todo el tiempo la ayuda de su peluquero para poder mantener dicho look.

Ahora, con 46 años de edad, Aniston no duda en culpar a la poca habilidad que tenía para poder emplear un cepillo y un secador de pelo al mismo tiempo por ella misma y sin ayuda.

Vídeos destacados del día

Pero no son las primeras declaraciones que realiza, y es que fue en el año 2011 cuando afirmó que no se trataba de su mejor look, y más patente aún lo dejó al corroborar que había sido el corte de pelo más feo que había visto a lo largo de toda su vida. Más claro, el agua.