Desde que Eugenia comenzase su relación con el cantante almeriense, David Bisbal, podría decirse que está atravesando por uno de sus mejores momentos, tanto en el plano personal como profesional, y es que su popularidad ha subido como la espuma. Prueba de ello, son los contantes compromisos profesionales que se le acumulan desde que se diera a conocer su relación. Sin ir más lejos, hace tan solo concedió una entrevista para la revista "Clarín" donde la modelo dejaba muy claro que ella no se desnudaba así porque sí.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Se muestra muy contenta ante el inminente estreno de su película "Abzurdah", que se estrenó el pasado jueves, y en ella podremos ver escenas de lo más fuertes donde se narra la historia de una chica que estará a punto de perder todo por culpa de un amor muy obsesivo que resultará muy peligroso al mismo tiempo.

En la entrevista, podemos ver a una mujer madura, segura y con las ideas muy claras en todos los aspectos de su vida. Al mismo tiempo, es una muchacha natural que asegura que su edad mental nunca ha coincidido con la física.

Quizás sea porque tuvo que madurar rápidamente al ser madre muy joven, pero lo cierto es que incluso actualmente ya vive junto a Bisbal, aunque solo cuando va uno a ver al otro, ya sea en España o en Argentina. Ahora disfruta con la película de la que es protagonista, fruto de una adaptación de la obra de Cielo Latini en 2006 sobre toda su adolescencia. Cuando se le pregunta sobre la hija que su chico tiene con Elena Tablada, ella asegura que no quiere dar detalles por respeto a la madre y a la niña, aunque sí quiso dejar claro que le encantan los niños y está segura que nació para ser madre.

Vídeos destacados del día

Cuando le preguntan sobre sus parecidos en el amor entre la personaje de la película y ella misma, se confiesa mucho más estratega que obsesa y jamás mostraría actos de histeria o desesperación delante de un hombre. Cuando alguien le hacía daño, ella tenía claro que esa persona jamás llegaría a encontrar a nadie que le quisiera tanto ni le fuese tan fiel como ella misma.