Katy Perry y Taylor Swift no es que no se lleven bien, no. La cuestión es que no pueden verse, por muy fuerte o extremo que pueda sonar, la realidad es que las dos artistas estadounidenses se odian. La creciente enemistad entre las dos chicas es bien sonada y ya viene de hace un tiempo, pero parece no tener límites y es que, lejos de haberse quedado en algo perteneciente al ámbito privado de las muchachas, las dos están dispuestas a hacer lo que mejor se les da para hacer daño de gravedad a la otra.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Sí: su nueva arma de "destrucción" es su propia voz, su Música. Taylor Swift, según ella misma confesó, estuvo a punto de ser víctima de una "maldad" de Katy Perry, y es que ésta intentó quedarse con el equipo de la de Penssylvania a sus espaldas con la finalidad de arruinar la gira de rubia.

Por ello y por un continuo intercambio de ofensas entre ellas, la intérprete de "We are never ever getting back together" ha lanzado a la venta, recientemente, un tema llamado "Bad blood", en el que hace referencia a la cantante de "I kissed a girl".

Y es que fue dar a conocer la canción al público y su correspondiente videoclip, y automáticamente todos los ojos se posaron en Katy Perry, ya que hace una clara referencia a la mayor de las enemigas de Taylor Swift a juzgar por su letra y, simplemente, por el título que ha elegido para ella. La cantante californiana, de 30 años, no quiere guardar silencio e ignorar el ataque, sino que busca devolverle a Swift, de 25 años, el daño que este tema le ha podido causar.

Por ello, Katy Perry está preparando un tema a dúo con su actual pareja, John Mayer, quien mantuvo también una relación con Taylor.

Vídeos destacados del día

La canción en cuestión, previsiblemente, servirá para intentar hundir a la que se le ocurrió la idea de "Bad blood", o al menos así lo asegura la revista Heat. Y es que parece ser que Katy busca dar a conocer lo peor de Swift y hacer que la joven se arrepienta de haber querido declararla la guerra, una guerra cuya conclusión, a día de hoy, es muy incierta.