No parece ser que en Hollywood se tenga demasiado cariño al marido de Kim Kardashian, Kanye West, y es que ha sido muy sonado el fuerte abucheo que ha sufrido en su asistencia a un partido de baloncesto. Según nos  han contado “Showbiz”, el cantante sufrió un fuerte abucheo en público en el partido que enfrentaba a los Golden State Warriors contra los Houston Rockets en el Oracle Arena de Oakland, en el Estado de California. Al parecer, Kanye salió en la famosa pantalla que tienen los estadios, y en ese preciso instante el público no dudó en dedicarle gritos e insultos.

Sin embargo, el rapero debe estar acostumbrado, y es que no es la primera vez que le sucede una cosa así, ya que en más de una ocasión le han dedicado pitidos y recriminaciones cada vez que ha sido el centro de atención.

Tanta es la impopularidad del artista, que esta vez la gente ya no espera a verle en alguna de sus actuaciones, y le critican y menosprecian cada vez que tienen la más mínima ocasión, incluso en los actos públicos a los que asiste.

Para recordar uno de sus momentos más polémicos y complicados nos tendríamos que remontar a la gala de los Billboard, donde se produjo un fuerte momento de insultos y pitos que no solo iban dirigidos hacia él, sino que también se ensañaban con Kylie y Kendall Jenner, víctimas de algunas de las quejas que hacia ellas iban también dirigidas en el momento en el que aparecieron en público junto al muchacho. Después de ver todas estas reacciones, no podemos evitar preguntarnos qué es lo que pensara su mujer Kim Kardashian al respecto.

Y es que esta también ha sido testigo de algún que otro altercado hacia Kanye West en el pasado, observando de primera mano la nula popularidad que tiene su marido en el mundo de Hollywood.

Vídeos destacados del día

Tanto es así que, sin ir más lejos, pudimos ver cómo eran fuertemente abucheados en un desfile que se celebró en la capital francesa en el mismo instante en el que aparecieron por la puerta. No cae demasiado bien el rapero, aunque lo más preocupante de todo es que esta impopularidad podría extenderse hacia todos los que le rodean.