Desde hace unos días se viene hablando sobre esta posibilidad, que parte de la sexta temporada de Juego de Tronos se ruede en localizaciones de Cataluña, más concretamente en Girona. La noticia saltó hace unos días en el programa El mon a RAC1, donde el presidente de Endemol, Jordi Bosch, afirmaba que las posibilidades de que la famosa serie de HBO se ruede en Cataluña eran muy altas.

Endemol trabaja con la cadena de cable estadounidense en la grabación de la serie en España. Al parecer, y según apunta el Diari de Girona, el rodaje se realizaría durante el otoño y trabajarían unas 500 personas en el mismo. Además, los lugares que parece que suman más papeletas para aparecer en la serie de Juego de Tronos son la catedral de Girona y el barrio judío de la ciudad.

No se sabe aún si habrá más poblaciones que se puedan sumar al rodaje, pero sí se espera que la grabación en España dure unas tres semanas aproximadamente.

De esta forma, Juego de Tronos volvería a España después de haber rodado en localizaciones de Sevilla y Osuna parte de la quinta temporada y de que los productores de la serie quedaran encantados. En Sevilla se necesitaron multitud de extras para dar vida a la población de Dorne, uno de los reinos de Poniente. Sin embargo, todavía no se sabe a que daría vida en la serie la ciudad de Girona. ¿Puede ser Dorne de nuevo? ¿O alguna de las ciudades libres?

Durante la sexta temporada se espera que la narración en la serie supere definitivamente la acción que tiene lugar en los libros publicados, por lo que la incógnita sobre qué representará la ciudad de Girona se acrecienta.

Vídeos destacados del día

Y por el momento continuará hasta que los responsables de HBO se pronuncien y es que los responsables de la cadena de cable estadounidense todavía no han confirmado la noticia. HBO querría evitar un gran despliegue del fenómeno fan.

La quinta temporada de Juego de Tronos se encuentra actualmente en emisión en HBO, en Estados Unidos, y en Canal+, en España y ha levantado cierta polémica debido a una escena que tiene lugar en el capítulo sexto llamado "Nunca doblegado, nunca roto".