El actor Johnny Depp, después de que se le amenazase con sacrificar a sus perros si no volvía a América cuando estaba en Australia, ha vuelto a ser víctima de nuevas acusaciones hacia su persona, y es que esta vez podría pasar diez años en la cárcel por causa de sus mascotas. Recordemos que anteriormente introdujo a sus dos yorkshires terrier, llamados Pistol y Boo, en Australia sin hacérselo saber así al Gobierno. Como consecuencia de su infracción, si se celebra un juicio, Johnny tendría que lidiar con una pena de prisión de diez años, así como pagar una multa que ascendería a unos 250.000 dólares.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Televisión

Así es como se inicia una fuerte disputa con uno de los actores más extravagantes y polémicos del mundo del Cine en Hollywood por no haber realizado todo el papeleo exigido por las autoridades para introducir a sus mascotas legalmente en el país australiano.

A pesar de la dura regulación del país en materia de animales, Depp era totalmente inconsciente de que estaba infringiendo las normas ya que sabía perfectamente que sus animales tendrían que mantenerse aislados en un período de cuarentena de aproximadamente diez días.

La infracción llegó a hacerse pública debido a las fotos que salieron a la luz donde podíamos ver a los animales junto a unos cuantos empleados que les llevaban a la peluquería. Tras esto, anunciaron que o se los llevaba en un plazo de 24 hora o serían sacrificados. El actor se encontraba en el país debido al rodaje de la nueva entrega de la saga "Piratas del Caribe". Si el actor decide llevar a los tribunales el asunto, se enfrentará a una pena de prisión de 10 años, teniendo que pagar también una multa que oscilaría en torno a los 250.000 euros.

Vídeos destacados del día

Como reacción a esta situación tan complicada y después de ver la petición publicada en el portal "Change.org", sus fans se han decidido a hacer algo al respecto, creando un hashtag en la red social de Twitter que en poco tiempo se convirtió en "trending topic". Con él, se pretende frenar la ejecución de los animales. Si bien Johnny puso fin a la polémica mandando a estados Unidos a loa perros, aún el Gobierno del país no se muestra satisfecho y está dispuesto a seguir con el proceso.