Tim Rothman llegó como nuevo jefe de películas de Sony Pictures justo cuando Passengers estaba esperando la luz verde, en febrero, y, aunque la película tiene grandes y obvios atractivos, algunos dicen que Rothman no lo tiene muy claro porque lo ve como un reto demasiado grande para el mercado y la película no parece tener potencial para una franquicia. No es una decisión fácil para él en ningún caso, porque, además, Sony ha sido siempre generoso con el talento.

Entre los atractivos obvios, tenemos a Jennifer Lawrence y Chris Pratt como pareja protagonista en una película dirigida por Mortem Tyldum, recientemente nominado al Oscar al mejor director por su película The imitation game: descifrando a Enigma.

"Con estas enormes dos estrellas, Passengers es un proyecto muy importante para Sony porque tiene gancho en todo el mundo", ha dicho una fuente muy cercana al proyecto.

Antes de la llegada de Rothman, Sony ya había acordado pagar a Lawrence 20 millones de dólares, aunque su papel es un poco secundario al de Chriss Pratt, que recibirá 10 millones; probablemente más en función de su éxito en el Jurassic World de Universal que se estrena en junio.

Pero por otro lado, desde el que mira Rothman, los estudios no quieren ideas originales en este momento. Además, dados los gastos que el estudio ha hecho ya en este proyecto antes incluso de que empezara a dar fruto, existe el miedo lógico de que el presupuesto se vaya de las manos, lo cual es el miedo de Rothman. Parece que Passengers podría haber gastado unos 40 millones antes de que las cámaras empezaran a grabar.

Vídeos destacados del día

Se dice que Jennifer Lawrence se mantiene firme en los 20 millones acordados. El hackeo a Sony reveló que Lawrence, que es la estrella más grande de todo el casting, obtuvo un beneficio un dos por ciento menor que el de Bradley Cooper, Christian Bale (e incluso Jeremy Renner en American Hustle): ella recibió un 7% mientras que los hombres recibieron un 9%.

Así las cosas, algunas fuentes dicen que Lawrence saldría de Passengers si no recibiera los 20 millones y que Tyldum se iría también. La predecesora de Rothman en Sony, Amy Pascal, ya comentó en una entrevista en febrero que "lo que las mujeres tienen que hacer es no trabajar por menos dinero."

Rothman, que sin duda tiene miedo de gastar demasiado en una de sus primeras luces verdes al frente de Sony, quiere mantener Passengers en 80 millones (o 95, dependiendo de a quién preguntes). Acceder al coste de los talentos significaría probablemente, según algunas fuentes, que el estudio gastaría menos en efectos especiales. También nos aseguran que estaría dispuesto a aceptar uno o más cofinanciadores.

Rothman podría todavía volar el asunto pero una fuente dice que no espera que haga eso porque también podrá decir que el loco antiguo régimen tuvo la culpa de pagar tanto a los talentos.