La gala de los Billboard de la semana pasada ha dado mucho de qué hablar, y es que ya sea de mano de uno u otro famoso, se produjeron situaciones polémicas que han dado mucho de qué hablar a lo largo de estos días. Hemos tenido ocasión de conocer de la mano del portal digital de Antena 3 que los chicos de One Direction no se han quedado atrás, ni muchísimo menos, y por ello ha sido precisamente Harry Styles quien se ha decidido a dar la nota y salir en las portadas de muchas revistas del mundo.

Se ha convertido en uno de los momentos más recordados a lo largo de toda la noche, y es que el componente del grupo musical tuvo la simple ocurrencia de tocarle sus partes a uno de sus compañeros, el conocido Nial Horan, en el momento en que todos se levantaron para acudir a recoger su galardón a la “Mejor Banda”.

La celebración más insólita fue la suya cuando en un ataque de alegría metió mano al muchacho, quien se rio y no le dio mayor importancia a la broma.

A pesar de la gran confianza que existe entre ambos, pocos era los que se esperaban que el acercamiento entre ambos era tan grande, algo que pilló de sorpresa a todos los asistentes y a los que veían el evento a través de la pequeña pantalla. A pesar de que ya han recibido unos cuantos premios a lo largo de su escasa pero intensa carrera musical, parece ser que los muchachos se toman cada uno como si fuera el primero y lo celebran con tanta intensidad como nunca.

Si bien pudimos notar cómo Nial se ruborizaba ante dicho gesto, el chico supo encajar la situación y salir airoso del paso, tomándoselo como una broma que le gastaba su amigo, algo que le hizo soltar incluso una carcajada.

Vídeos destacados del día

Pero también se produjo un momento emotivo cuando todos ellos quisieron dejar a un lado el rencor y recordar con cariño al que fuese su compañero de proyecto, Zayn Malik, a quien no dudaron en dedicar tan preciado reconocimiento. Por lo visto, a pesar de los duros momentos por los que han pasado, todo parece haber quedado olvidado y desean lo mejor al chico, que inicia un nuevo y duro reto por separado.