La vida de Gisele Bündchen no es un camino recto de color de rosa, como muchos pudieran pensar. La guapa brasileña, de 34 años, está casada con el jugador de Fútbol americano Tom Brady, de 37 años, y junto a él tiene dos hijos en común: Benjamin, de 5 años, y Vivian Lake, de 2 añitos de edad. Además, es considerada la modelo mejor pagada del mundo y se acaba de retirar del mundo de las pasarelas tras desfilar por última vez en la Semana de la Moda de São Paulo 2015. Hasta aquí, cualquiera podría afirmar que la rubia tiene una vida completamente envidiable.

Pero nada más lejos de la realidad, y es que no es oro todo lo que reluce.

La que a principios de este siglo mantuvo una relación sentimental con el actor Leonardo di Caprio, ahora ve que su vida se desmorona. La culpa de que Gisele Bündchen se sienta en estas semanas muy preocupada y decepcionada es ni más ni menos que el propio Tom Brady, su marido. El quarterback que milita en el New England Patriots acaba de ser condenado por trampas.

Sí sí, así como lo leen. Su nombre está presente en el denominado caso Deflategate, por lo que tiene que cumplir con 4 partidos de suspensión (de los que además no podrá percibir ningún dinero) y su equipo está obligado a pagar la cifra de un millón de dólares. Y es que parece ser que Brady, uno de los jugadores más valiosos del New England Patriots, era perfectamente consciente de que en un partido clasificatorio para la Super Bowl contra los Colts de Indianápolis los balones que se empleaban no cumplían con el reglamento establecido.

Vídeos destacados del día

El resultado de la investigación establecida es que el pasado 18 de enero, cuando se disputó dicho encuentro, la inmensa mayoría de los balones contaban con una presión de aire por debajo a la que está permitida por la NFL, lo que supone que su sujeción se vea facilitada, algo que jugadores que juegan en la posición del marido de Gisele Bündchen lo consideran preferible. 

Según refleja la información aportada por Antena 3, la prensa estadounidense afirma que la modelo brasileña está bastante preocupada por la situación con la que se acaba de topar sin esperarlo, ya que este "juego sucio" de Tom Brady ha hecho que pierda la confianza que tenía depositada en él, por lo que el futuro de su matrimonio estaría en el aire. Sin ninguna duda, la despedida de Gisele Bündchen de las pasarelas tras alrededor de 20 años triunfando sobre ellas, se ha visto tristemente eclipsada por las trampas cometidas por su esposo.